multiplex
la cuarta pared

sábado, 31 de diciembre de 2016

El legado de Carrie Fisher


By on 19:54




En la actualidad existen películas (las menos, y basadas en libros horribles) que ponen a la mujer en una posición poco favorable: tenemos por ejemplo a Bella en la saga Twilight, una chica histérica que lo único que necesita es que la protejan; o Anastasia Steele (50 Shades of Grey), una mujer que, con tal de estar con el hombre que le gusta, es capaz de rebajarse hasta sufrir cualquier clase de humillación. Mujeres que, como tal, dejan mucho que desear.

Pero como bien dije, son solo algunas, porque hoy en día el papel de las mujeres está tomando una fuerza casi sin precedentes. Y todo se lo debemos a Carrie Fisher, quien esta semana nos ha dejado bastante tristes por su partida. Pero su despedida no fue en vano, ya que dejó algo que perdurará en la cultura popular por siempre y para siempre. 

Su madre era la famosa actriz Debbie Reynolds (Singin' in the Rain, 1952) quien le enseñó desde pequeña la importancia de ser una mujer independiente. Su padre, el gran cantante Eddie Fisher, había abandonado a su familia para marcharse con Elizabeth Taylor cuando Carrie tenía tan solo 1 1/2 y medio de edad.

Carrie junto a su madre, Debbie Reynolds.
Ambas fallecieron con tan solo 1 día de diferencia.

En 1977 se estrenaba, de la mano de George Lucas, Star Wars - Episode IV: A New Hope. Una película que voló la mente de los espectadores con sus innovaciones técnicas y con una historia llena de historias que estaban ahí, contadas sin ser contadas. Y entre tantos personajes maravillosos, había uno que se destacaba por ser algo nuevo, algo que el público no estaba acostumbrado a ver: una princesa valiente que no necesitaba ser rescatada (bueno, un poco sí, pero ella se lo bancaba sola) ya que podía patear suficientes traseros sin ayuda de nadie. Era un personaje que pudo haber sido interpretado de maneras muy distintas, pero el destino (y quiero creer que La Fuerza) hizo que caiga en manos de Carrie.

Es así como nacía la Princesa Leia, un personaje bad ass que se valía por sí misma, llena de fuerza y esperanza, interpretado por una chica de 19 años.

Sin Leia este equipo está incompleto.

La vida de Carrie no fue fácil, la adicción a las drogas y el alcohol fue un tormento durante la mayor parte de su vida, pero ella había aprendido a tomárselo con humor:
¿Conoces ese dicho que sostiene que 'La religión es el opio de las masas'? Bueno, pues yo tomé masas de opio religiosamente.
Pero la Princesa es una luchadora y encontró una manera de sobrevivir en Hollywood a través de la escritura. Es así como en 1987 publicó una novela semi-autobiográfica llamada "Postcards from the edge" (Postales desde el filo), la cual fue adaptada a la pantalla grande en 1990 en el film homónimo protagonizado por Shirley MacLaine y Meryl Streep (como madre e hija, respectivamente). ¿La persona encargada de escribir el guión adaptado? La propia Carrie, por supuesto.

El film profundiza en la relación Madre-Hija, cosa que el libro original no hace.

Para los que no lo saben, Carrie era lo que se llama una script doctor: una guionista que no aparece en los créditos y que se encarga de "arreglar" los textos de otros, ya sean escenas, diálogos o el libreto entero. Películas como Hook, Sister Act, Lethal Weapon 3, The River WildThe Wedding Singer y otras lo suficientemente malas que ella misma se negaba a confesar, pasaron por su mano. En una entrevista concedida en 2008, confesó que reescribió varios de sus propios diálogos en "Star Wars: Return of the Jedi" (algo que hasta Harrison Ford hacía a esa altura).
Solíamos decirle a George [Lucas], 'Puedes tipear esta mierda pero no puedes decirla'.

También declaró que Lucas le pidió que "le diera un vistazo" a una de las precuelas de Star Wars (no aclaró cuál de las tres), y que incluso escribió un episodio de The Young Indiana Jones Chronicles junto al director.

No, esta página del guión original de The Empire Strikes Back
no está corregida por Carrie.

Pero lo más importante que nos dejó su icónico personaje es que le abrió las puertas a más mujeres en la industria del cine para consigan tengan roles fuertes y protagónicos, para que se muestren independientes y capaces de afrontar cualquier tipo de desafíos.

Ridley Scott entendió la importancia y la fuerza que tiene la mujer a la perfección dándole a Sigourney Weaver el papel de Ellen Ripley (otra patea traseros intergaláctica) en Alien, dinastía que se prolonga hasta el día de hoy primero con Noomi Rapace (Prometheus) y dentro de unos meses con Katherine Waterston (Alien: Covenant).


Ripley te copa la esquina.

Sin la Princesa Leia tal vez nunca hubiéramos tenido a Katniss Everdeen salvando al pueblo de un sistema opresor en The Hunger Games (sin necesidad de una historia amorosa, y siendo ella la que protege a los personajes masculinos), ni a Beatrix Kiddo en Kill Bill. Y si bien el personaje tuvo su debut comiquero en 1942, recién en Junio del 2017 veremos por primera vez a Wonder Woman en la pantalla grande, interpretada por Gal Gadot, en lo que promete ser una de las revelaciones del año.

Katniss: valiente como Leia (y un flechazo directo al ♥)

Incluso este 2016, en televisión, pudimos ver cómo Eleven (Stranger Things) fue quien salvó a sus amigos de una amenaza imposible; o cómo Dolores Abernathy (Westworld) empezó su travesía de autodescubrimiento creyendo seguir a un amor, hasta que se dio cuenta que realmente debía hacerlo por ella misma y por nadie más. 

¿Qué me dicen de Game of Thrones? Luego de tantas temporadas viendo a los mejores guerreros y estrategas pelear por el Trono de Hierro, son las mujeres (Daenerys Targaryen, Sansa Stark, Cersei Lannister, Arya Stark) quienes terminan disputando el poder por gobernar Westeros. El poder del género femenino está copando absolutamente todo.

Las verdaderas Chicas Superpoderosas están en Westeros.

El legado de Carrie Fisher está más presente que nunca con Jyn Erso (interpretado fenomenalmente por Felicity Jones) en Rogue One: A Star Wars Story. Una mujer que se revela a lo establecido, que lucha por lo que ella cree justo. Y dentro de este mundo de Star Wars, en el cual la mujer es la que empieza a llevar las riendas, la posta sigue con Rey (Daisy Ridley), que parece ser el personaje más poderoso de esta nueva trilogía. 

Hermosa por donde se la viera.

Y son esta clase de mujeres las que realmente nos gustan, las que pelean por una causa, las que están llenas de esperanzas, las que desafían lo establecido, las que no entran en una posición de inferioridad solo por su género. Carrie se nos fue, pero nos dejó mucho. Lamentablemente esta historia tiene un final muy triste, ya que su madre, por esas cosas del destino, falleció un día después que ella producto de un ACV. 

Pero no nos quedemos con ese dolor, porque al fín y al cabo la manera que en termina todo no importa. Todos vamos para el mismo camino y lo importante es dejar una huella. Lo importante es el legado que dejó como imagen de una mujer independiente, valiente y luchadora. Se fue una gran actriz y escritora, aunque para mí siempre va a ser de la Realeza


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario