multiplex
la cuarta pared

martes, 21 de marzo de 2017

THE LEGEND OF ZELDA: Symphony of the Goddesses


By on 1:05



Nerdgasmo: Dícese del orgasmo emocional e intelectual provocado por un hecho altamente nerd y/o geek que hace que el individuo se retuerza de placer, experimente piel de gallina y grite pidiendo más. En este caso, provocado por la música de Zelda.

Y claro que hablamos de la princesa más confundida en la historia de los videogames, que algunos despistados creen que ése es el nombre del personaje protagonista (es Link, señores, ¡Link!). The Legend of Zelda es una gran saga de videojuegos de Nintendo (que ya tiene treinta y pico de años y de juegos), titulada por el nombre de una dama, a veces en aprietos y otras veces en las que ni siquiera aparece en el juego. Una saga atravesada por la música, el tiempo y los viajes épicos. Todo lo que tuvo lugar la noche del 17 de Marzo en el teatro Ópera Allianz con el evento The Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses.

¿Te pasaste todo una noche tratando de resolver una mazmorra imposible? ¿Te gusta deleitarte con una velada maravillosa de orquesta sinfónica? ¿Sos de los que visten de gala para la ópera con remeras geek?

Si respondés que SÍ al menos a dos de estas preguntas, este evento era para vos.


Con más de 700 personas esperando por entrar en la puerta del teatro, la noche estaba llena de expectativa. Muchos fans con remeras, gorras, buzos, gorros de Link de color verde, peluches altamente adorables, o incluso con la consola Nintendo 3DS en sus manos jugando a algún juego de Zelda para controlar la ansiedad. En el hall había merchandising oficial del evento, remeras negras con el logo de Symphony of the Goddesses a $300 y un póster mediano a $100, algo oscuro en su impresión. En este aspecto, nos dejaron con ganas de más.

Una vez ubicados en nuestros asientos, tuvo lugar una breve presentación en inglés del productor del concierto, Jason Michael Paul, y su traductor, quienes introdujeron a los músicos así como videos exclusivos del evento donde los principales creadores de la saga hablaban de su música: Shigeru MiyamotoTakashi Tezuka y el compositor Kōji Kondō (quien creó la mayor parte del soundtrack de cada título de Zelda, incluyendo el de la primera entrega). Hablaron de los juegos y de la música, y hypeaban en vivo y en directo sobre las increíbles melodías que estábamos experimentando.

Hubo temas muy bien acompañados por las imágenes de los videojuegos y con un especial sincro con todo lo que sucedía en pantalla. En ese sentido, experimentar el "vivo" de la orquesta era muy especial. El director tenía una pantalla más chica en su atril dónde sincronizaba lo que sucedía con su batuta, dando órdenes a los músicos. Por ejemplo, Link desplegaba un artefacto para volar al mismo tiempo que sonaban fuertemente los platillos, dándole épica a las imágenes. También se usaba la pantalla para mostrar un primer plano en vivo de los músicos tocando, algo que venía perfecto para los que estaban lejos del escenario.


Se disfrutaron los momentos dedicados a A Link to the Past, Ocarina of Time, Majora's Mask, Twilight Princess y Skyward Sword. Incluso el de Breath of the Wild, el juego recién salido al mercado para la nueva Nintendo Switch, generó mucha emoción y expectativa, sobre todo para los que aún no lo tenemos en nuestras manos y esperamos con ansias jugarlo.

Luego del intervalo, el director de la orquesta sacó una batuta que no era la que venía usando hasta el momento. Era especial. Tenía en sus manos la batuta de los vientos, con la cual dirigió la secuencia de The Wind Waker. Todo el teatro lanzó un "Wow", rió y aplaudió el guiño.

Personalmente hubiera amado que hagan el sonido de descubrimiento de secreto tan característico de la saga, o que el coro haga un "Hey, listen!" como si fuera nuestra hada guía Navi. Pero bueno, ¿cuántos nerdgasmos se pueden tener en una sola noche?

El show duró hora y media y cuando terminó, la orquesta hizo un amague de irse (el famoso amague de cualquier recital, claro que sí) y volvió ahora sí con una última secuencia muy emotiva y nostálgica perteneciente al juego de 1993, Link’s Awakening.


En resumen, fue una noche emocionante para los fans de Zelda, gracias a una orquesta que sonó muy bien, una variedad de músicos profesionales y coristas y una producción acorde, con momentos donde la piel de gallina apareció y nos unió a todos los presentes en esa mística única, etérea y épica que sólo podemos experimentar cuando jugamos a un capítulo de la saga de The Legend of Zelda.

O cuando escuchamos su exquisita música.


(Imágenes extraidas del sitio oficial, no corresponden al teatro Ópera Allianz)


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario