multiplex
la cuarta pared

jueves, 30 de marzo de 2017

A 20 años de BUFFY, LA CAZAVAMPIROS


By on 8:42




Se cumplen 20 años del estreno de la mítica serie noventosa Buffy the Vampire Slayer, y la revista Entertainment Weekly tuvo la excelente idea de juntar a todos sus protagonistas (salvo a los que están fiambres o mendigando monedas en Los Angeles).

Se nos ocurrió la idea de contarles acerca de esa maravillosa época donde nadie te clavaba el visto y para stalkear a una ex novia tenías que perseguirla por la calle (todo muy creepy); pero tanta televisión, internet, comidas recalentadas en microondas e Instagram hicieron que nuestra capacidad de memoria a largo plazo sea prácticamente nula. Es por eso que le pedimos a un amigo de la casa, el licenciado en Letras y Buffylógolo Walter G. Gómez, que nos cuente cómo era esta maravillosa serie allá por 1997.

El cast (casi) completo de Buffy: gracias Whedon por tanta magia.

♫ EVERYBOOODY YEEEEAH, ROCK YOUR BOOOODYYY YEEEEEAH 

Imaginemos que estamos a fines de los '90s, más o menos 1997 o 1998. En esa época, sonaban los Backstreet Boys, MTV pasaba videoclips musicales (sobre todo de unos pendejitos rubios que se hacían llamar Hanson y que pretendían hacer rock), íbamos a Tower Records para ver minitas y escuchar música gratis. La tele era poco pródiga en series interesantes: todavía ni había llegado Dragon Ball Z y lo mejor que se podía ver, si tenías cable, era Magic Kids, que estaba en auge, donde estaban empezando a pasar Los Caballeros del Zodíaco. Si eras más extremo, te veías el Red Manchete brasilero para ver en portugués a los Santos de Bronce en sagas más avanzadas y cosas similares como Shurato, porque en la TV vernácula recién iban por las primeras sagas, que se repetían una y otra vez.

Sarah Michelle Gellar estaba destinada a ser una MILF.

Pero en eso enganché en Telefe una serie, no recuerdo bien qué días, creo que eran los Domingos a la tarde, tipo 17 hs. Había una chica rubia, muy linda, que tenía como amigos de Secundaria a una colorada simpaticona y nerd y a un amigo morocho medio loser que se notaba estaba enamorado de la rubia. Y había un bibliotecario misterioso. Y empezaba el opening de la serie: "En cada generación, existe una cazadora y blablabla..." y después, una música medio tétrica seguida de un aullido e imágenes de monstruos varios y Buffy la Cazavampiros. ¡Al carajo! Ya estaba enganchado: rubia buena, colorada buena (y mi fetiche con las coloradas comenzaba) y monstruos varios en una Secundaria debajo de la cual estaba La Boca del Infierno¿cómo no engancharse con semejante premisa? Pero entonces se me vino a la mente una película que, si la memoria no me fallaba, se llamaba igual. Y lo poco que recordaba es que estaba Donald Sutherland, había una rubia que era porrista y terminaba siendo la elegida como cazadora de vampiros, y había un héroe adolescente noventoso, y los efectos eran malísimos, las actuaciones peores, y terminaba con el incendio del gimnasio de la escuela a la que iba la rubia, tras una batalla que podría haber sido épica si los efectos especiales inmundos y las actuaciones pésimas no le hubieran jugado en contra.

Las chicas Summers.

¿Cómo se relacionaría esa película mala con esta serie? Tardaría cierto tiempo en averiguarlo, porque en una época pre-internet, la información era más difícil de encontrar. La cosa es que tampoco enganché la serie de Buffy desde el principio, así que no había visto ese nexo. Por el contrario, había visto el capítulo donde Xander (el amigo de Buffy que le tiene ganas) se termina enamorando, como todos los varones de la clase de la protagonista, de la nueva profesora (que era un camión con acoplado de lo buena que estaba). Lo bizarro es que la nueva maestra era una mantis religiosa gigante que usaba feromonas para atraer a los jóvenes lujuriosos y comérselos. ¡Waw! Xander termina capturado y Buffy al final lo rescata, después de darse de mamporros con la Profesora-Mantis Religiosa. Y lo bueno eran los efectos especiales que, si bien toscos, para una serie de televisión se veían de la hostia. Y Buffy era como una superheroína moderna: súper ágil, súper fuerte, diestra en armas blancas como espadas y hachas, arsenal que le proveía Gilles, el bibliotecario, que era un Vigilante, o sea, un entrenador de Cazadoras… era todo bizarro y épico a la vez. Y había un tipo misterioso, grandote, Angel. Y Willow, la colorada, era la hacker nerd del equipo, quizás la dama en apuros, la que debía ser salvada, la anti-Buffy. 

Xander (Nicholas Brendon) el personaje con el que todos los losers se identificaban.
 Hoy en día luce así, HECHO MIERDA

Avanzando los capítulos, teníamos cosas como: Buffy enamorada de Angel, Xander enamorado de Buffy y odiando a Angel, del que desconfiaba que había algo raro en él, Willow enamorada de Xander, todo un quilombo amoroso típico de las comedias románticas juveniles de instituto. O sea, Buffy mezclaba a la perfección el tema de la adolescencia con el género del terror (algunos monstruos eran turbios, algunas situaciones eran heavys, como un grupo de estudiantes poseídos por hienas que se comieron al director de la escuela) y también con el género de los superhéroes. ¡Y me olvidaba! El villano: El Maestro, un vampiro milenario vuelto a la vida en los primeros capítulos que iba recuperando su poder a medida que la influencia de los vampiros se extendía por Sunnydale, la soleada ciudad californiana a donde se había mudado Buffy tras un incidente en su antigua escuela (y ahí teníamos el nexo con la película: ésta serie era su continuación directa).

Éramos tan jóvenes... 

Capítulo a capítulo, nuestro villano de aspecto Nosferatu aterrador estaba a punto de ser liberado de su cautividad. Y se revela quién es Angel (los temores de Xander no estaban injustificados) y se hablaba de una profecía sobre el fin del mundo y la muerte de la Cazadora y ¡maldición! Semana a semana era necesario seguir la serie, en una época donde si te perdías un capítulo, olvidáte que lo volvieras a ver (¡gracias Internet! ¡Gracias Netflix!). Y sí, algunos capítulos me los perdí pero entonces llegó el capítulo final y fue la hostia, al menos para los cánones de fines de los '90s: drama, terror, vampiros, muertes, música épica, batalla final, TODO.

Aguante Spike (James Marsters), uno de los villanos que se termina comiendo a la heroína.

Y esto fue solo el principio. Después vino la segunda temporada, donde todo se volvía más oscuro y donde los personajes evolucionaban. Y aparecían más personajes y si bien la primera temporada fue solo de doce capítulos, a partir de la segunda ya fueron de 22 capítulos promedio, o sea, temporadas completas. Y así fueron siete temporadas. Y no solo eso: Angel se va al final de la tercera temporada y empieza su spin-off homónimo, al que mucha bola no le di al principio, porque una serie derivada no puede ser mejor que la principal… ¡CRASO ERROR! Pero eso, eso es otra historia...

Amber Benson (Tara), Alyson Hannigan (Willow) y el crack Seth Green (Oz),
 sin lugar a dudas marcaron una época en la TV.

Toda una generación creció con Buffy, desde su paso por la Secundaria con sus problemas adolescentes hasta la madurez, un breve paso por la universidad, trunco por una realidad que la superaba. Y todo este universo televisivo tiene un nombre: Joss Whedon, quien algunos años más tarde creó también la maravillosa Firefly y la menospreciada Dollhouse, aunque quizás lo conozcas por haber dirigido las dos primeras Avengers en la pantalla grande. Whedon la pifió con la película original de Buffy, cuyo interesante concepto sufría por un desarrollo deplorable, pero aprovechó las segundas oportunidades que le dieron y se mandó una de las mejores series de todos los tiempos, corta la bocha.

Bueno, no todos llegaron para la foto. Que La Fuerza te acompañe, Giles.
(Stewart Head, quien está vivito y coleando, simplemente no pudo asistir a la sesión de fotos)

En una época donde Netflix y otros tipos de canales apuestan a las series de calidad, Buffy la Cazavampiros, en otro contexto, fue una serie que, con aciertos y errores, marcó una época y nunca subestimó a su espectador

Charisma Carpenter (¿cómo olvidar a su personaje Cordelia Chase?) sigue siendo una bomba .

Le agradecemos a Walter por recordarnos lo copada que era la serie (y lo difícil que era la vida sin Google Maps).

Como bonus track, algunas imágenes más de la sesión fotográfica de EW

 

Para todas las novedades, y los mejores recuerdos y homenajes, seguí leyendo La Cuarta Pared.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario