multiplex
la cuarta pared

jueves, 29 de diciembre de 2016

Review: SENSE8 - Un especial de Navidad


By on 0:50



Antes de arrancar, pongamos las cosas en claro: "Especial de Navidad", mis polainas. Esto es claramente un preludio de la segunda temporada de Sense8, que tiene tanto de navideño como la remake argentina de Mad About You tenía de graciosa.

En el caso que no estés al tanto de la trama, intento resumirte Sense8 de la mejor manera: se trata de ochos individuos, completamente desconocidos entre sí, de distintos países/razas/religiones, que poseen una conexión sensorial que les permite experimentar lo que siente el otro, así como poder utilizar sus distintas habilidades físicas. Todo mientras una oscura organización secreta busca capturarlos y estudiarlos y matarlos, porque... claro, siempre tiene que haber una oscura organización secreta que quiera matarte.

Si no viste la primera temporada completa, dejá tu espíritu festivo de lado y olvidáte de querer empezar desde acá: la trama comienza unos pocos días después de finalizado el último episodio, por lo que rápidamente desafía a nuestra memoria para que recordemos los detalles de cada uno de los protagonistas (si bien intenta ponernos al tanto lo más pronto posible).

"¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrisey?"

Hay una escena en particular, cerca del comienzo, que me resultó algo inverosímil. Uno de los personajes es escrachado en público, y se lo toma con taaanta liviandad y de manera tan poética, que me resultó poco creíble y "me sacó" un poco de la historia. Y es justamente en esa escena donde empieza a asomar uno de los principales problemas de este especial: la serie intenta darnos su mensaje a veces de manera algo torpe y forzada.

Ojo, la primera temporada de Sense8 ya tenía un mensaje más que claro. Las Hnas. Wachowski están exponiendo su ideología de manera bien evidente. De hecho, acá hacen aún más notorio ese pensamiento: en un momento, uno de los personajes dice que "Hay que honrar al sexo". Lo cual, por supuesto, no tiene absolutamente nada de malo. El problema es cuando el mensaje se siente algo expositivo, cuando se percibe el discursito en lugar de algo más genuino (narrativamente hablando).

Tanto los puntos positivos como negativos de este programa ya estaban presentes en la serie el año pasado. Exactamente los mismos. Este especial de 2 horas no es más que una extensión de lo que ya vimos, una suerte de episodio #0.5 de la segunda temporada. Pero al tomar todos esos problemas, que antes estaban desparramados en 8 capítulos y comprimirlos en un especial de 2 hs., bueno... las fisuras comienzan a ser más visibles.

"¿Qué se supone que hacíamos nosotras en la serie?"

Y así es como Sense8 hace muestra de una habilidad asombrosa: pasa de un momento emotivo a una publicidad de Quilmes a una orgía sensorial (sí, otra vez se cojen entre todos) a una escena digna de una comedia de Ben Stiller en cuestión de minutos. Y esto que acabo de describir no es una forma de decir: pasa exactamente así y en ese orden. El tono de la historia es totalmente inconsistente. Claramente a las Wachowski (en especial a Lana, quien dirige este episodio) lo que realmente les interesa es  hablar sobre la identidad sexual, la inclusión, los prejuicios y la lucha por el amor sin fronteras geográficas ni barreras ideológicas. Pero bueno... ¡también dirigieron The Matrix, che!

Ya me imagino el momento en que le llevaron el speech a los directivos de Netflix, y estos preguntando a cada rato "Bueno, sí, pero... ¿y las peleas? Hay piñas y patadas, ¿no? Ustedes hicieron Matrix, tiene que haber artes marciales locas". Y ahí los cineastas no tuvieron más remedio que incluir a una china experta en artes marciales y hasta un agente federal que habla exactamente igual que el Agente Smith que perseguía a Neo y Morfeo.

Respecto al elenco, vuelven todos menos Aml Ameen, el negrito que interpretaba a Capheus, el chofer de micro más fanático de Jean-Claude Van Damme que conocimos. Pero ya vamos a hablar de esto en otra oportunidad... ey, ¡por lo menos sigue estando el "Chacho" Coudet alemán!

El "Chacho" festejando que perdió otra final.

Por el lado de la trama, avanza poco y nada. Amaga con sacudir un poco el status quo de los protagonistas pero se queda ahí, en amague; hay otros en los que ni siquiera se gasta en intentarlo: varios personajes permanecen exactamente en el mismo lugar que cuando los vimos por última vez. Obviamente se están guardando las cartas para cuando comience la segunda temporada propiamente dicha, a comienzos de Mayo, pero que pase algo interesante, por favor...

Para destacar, podemos decir que el montaje sigue siendo sobresaliente. Los realizadores lograron pulir la técnica para hacernos creer que los 8 protagonistas comparten el mismo espacio físico pero en realidad no. En cuanto al nivel de producción, es excelente: si hay algo en los que no escatimaron es en el presupuesto, como lo demuestran sus hermosas y variadas locaciones alrededor de todo el mundo.

"¿Qué carajo es esto blanco que... ah, claro. Debe ser la secuencia de Navidad."

Perdón, ¿cómo dicen? ¿Qué hay de la Navidad? Ah, sí... cierto que teóricamente esto es un especial navideño. Bueno, se ve que los 8 sensates no son muy afines a la celebración, porque hay sólo una secuencia con nieve y villancicos y cena, todo faltando 20 minutos para el cierre. Y encima rápidamente tenemos una elipsis que nos ubica ya sobre el 31 de Diciembre.

Creo que los Pitufos festejaban más la Navidad que estos muchachos. Y eso que vivían adentro de hongos y representaban a los siete pecados capitales.



VEREDICTO:  4.5 - CONECTÁME DE VUELTA A LA 
                                    MATRIX

Con una sola escena "navideña" de 15 minutos, un tono absolutamente irregular que salta de un lado al otro, un intento por momentos demasiado forzado de darnos su mensaje pro-LGBT y una trama que avanza un paso, mira hacia los costados y (como no viene nadie) se planta ahí, este especial de Sense8 es en realidad un trailer de 2 horas de la segunda temporada. Así no, Netflix. ¡Así! ¡No!


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

2 comentarios:

  1. Ya demasiado forzada la manera de intentar meter q ser putos esta bien y es normal. La cagaron con eso

    ResponderEliminar