multiplex
la cuarta pared

viernes, 8 de julio de 2016

Review: BATMAN v SUPERMAN: DAWN OF JUSTICE - Ultimate Edition


By on 11:56



En Marzo de este año finalmente se cumplía el sueño nerd de ver por primera vez en la pantalla grande a Batman y Superman reunidos: Batman v Superman: Dawn of Justice (que a partir de ahora vamos a abreviar simplemente como BvS) se estrenaba en forma mundial para demostrar que era un tanque demoledor que iba a romper con todos los récords. Sin embargo, pasó todo lo contrario.

Pese a tener un excelente arranque en su semana de estreno, para la segunda la recaudación había bajado un 68%, y para el tercer fin de semana ya ni siquiera ocupaba el primer lugar, siendo reemplazado por la comedia The Boss (¿o sea que Melissa McCarthy le pateaba el trasero a Affleck & Cía.? Ya, mátenme, no puedo vivir en un mundo así). La crítica y el público estaban divididos. Muchos la odiaban, muchos la amaban, y las redes sociales estaban prendidas fuego (nosotros mismos estuvimos divididos, con tres reviews distintas). El boca a boca, y las bajas calificaciones que le daban los medios especializados, terminaron sepultando al tanque de Warner Bros. y DC Comics.

Pero... ¿era realmente BvS tan mala como decían?

La película comenzaba de forma épica con un prólogo brillante de 10 minutos, donde se presentaba a Bruce Wayne y los daños colaterales que traía la batalla entre Superman y el General Zod en Metropolis (batalla que sucede hacia el final de Man Of Steel, del 2013). Pero luego de esta presentación, la película entraba inexplicablemente en el caos, la confusión y la decepción, con numerosas escenas cortas, sin sentido, que parecían inconexas unas con otras. La narración se volvía confusa, y el montaje parecía hecho por un tipo que estaba mirando el final de temporada de Game Of Thrones mientras editaba. 

No llevaba ni 15 días desde su estreno cuando, en una movida sospechosa, Warner Bros. Home Entertainment anunciaba que, en Junio, lanzaría a la venta el "corte del director" de BvS: una edición extendida de 3 horas de duración (media hora más que la estrenada en cines) con una calificación apta para mayores de 18 años (R-rated para los norteamericanos).

Ben y Henry se ríen cuando Zack les cuenta
que va a aseguir dirigiendo películas para DC.

Es así como Zack Snyder (director y chivo expiatorio de todas las críticas) se cansó de asegurar en todos los medios disponibles que esta "Ultimate Edition" era la película original que tanto él como el estudio habían rodado. Por su parte, David Brenner (editor en jefe del film) revelaba en una entrevista que el corte original era de ¡cuatro horas!, y que la habían podido llevar a una duración más razonable de tres horas.

¿Por qué no estrenaron esta versión "completa" en cine? ¿Por qué nos mostraron una versión alevosamente mutilada? La respuesta era obvia: por el miedo de los ejecutivos de Warner de competir con el Universo Cinematográfico de Marvel Studios, y la necesidad de adaptar la película para que sea apta para un público más joven (ergo, más personas a quienes venderle entradas). Así fue como llegó una versión tan desalmada a las salas, dejándonos a todos con muchas dudas sobre el futuro del DC Extended Universe (no me jodan, estos nombres locos son culpa de Snyder; ese muchacho debe dejar urgentemente las hormonas de crecimiento que usa en el gym).

Al final, aquella ilusión de ver a Batman y Superman en una película épica, nos la robaron cinco gordos de traje en un escritorio (levante la mano quien entendió el chiste. ¿No? ¿Nadie? Son muy nerds, por eso).

Ahora bien, ¿son esos 30 minutos nuevos realmente relevantes? ¿Hacen más atractiva una película con tantas fallas? La respuesta es un rotundo (así, con mayúsculas y en negrita).

Las nuevas escenas en gran parte resuelven el problema de la estructura de la película. La narración se vuelve más fluida y logramos entender mucho mejor las motivaciones y acciones de los personajes. Estamos en presencia de una película para adultos (no se emocionen, no hablo de una XXX... ¡no!, tampoco una de Vin Diesel). De todas formas debo advertirles: en esencia es la misma historia, solo que mejor contada.

Los primeros dos actos (aquellos que eran caóticos en el montaje original) ponen en contexto la participación de Lois Lane y Superman. Pero sobre todo el rol de Clark Kent: ahora podemos ver a Clark investigando sobre el vigilante de Gotham y sus sádicos métodos para combatir el crimen. Henry Cavill demuestra que él es Superman, y poder ver su lado humano (ya sea llamando a su madre por teléfono cuando se siente triste o tomando un bus a Gotham como cualquier gurí) nos genera mayor empatía con él. Ya no lo vemos como un Dios todopoderoso y deprimido. Lo vemos como un hombre común, lleno de dudas, que intenta dar lo mejor de sí y hacer lo mejor que puede para el pueblo que cree suyo. Vemos su sufrimiento, ya que es el mejor del mundo y, así y todo, es criticado y juzgado por los medios, la prensa y la gente. Ser Lionel Messi es realmente duro... ¿dije Messi? Perdón, ¡quise decir Superman! (#NoTeVayasLio). El desenlace del segundo acto, por ejemplo, tiene un impacto mayor cuando nos enteramos (¡SPOILER ALERT!) que la silla de ruedas que hace volar el Capitolio tenía en su interior una cobertura de plomo que impedía a Superman ver los explosivos. ¡¿Tanto les costaba incluir los 15 segundos que llevaba explicar esta cuestión en la edición para cine?!

Por el lado del elenco, Lois Lane deja de ser un personaje que incluyeron para justificar el sueldo de Amy Adams y pasa a ser alguien fundamental para el relato. En esta versión vemos extendida su investigación sobre los hechos desarrollados en el desierto y que ponen, otra vez, a Superman en el ojo de la tormenta.

En cuanto a Lex Luthor, su rol en el conflicto queda más claro desde el principio. Aún así, no logra solucionar lo insoportable que es Jesse Eisenberg. ¡Y esa peluca horrible! Rapálo de una y ya.

Batman, encarnado por un soberbio Ben Affleck (perdonános por dudar de vos), hace gala de su brutalidad con un par de agregados en las escenas en combate y lo que podríamos llamar como un poco de "ASSFleck" en acción. Las consecuencias de sus acciones no son nada simpáticas (de hecho, vamos a ver qué pasa en la cárcel cuando un malhechor es marcado por Bats) y esto va a detonar el mal humor de Superman. Es increíble como unos minutos más le dan sentido al odio y resentimiento que se tienen el Caballero Nocturno y el Hombre de Acero.

"¿Hola, Martha? Ahora sí aparezco en la película.
¡Y hago un 8% más de caras de sufrimiento!"

Parecería que todas las críticas (o por lo menos la mayoría) hacia Zack Snyder resultaron ser injustas, ya que BvS tenía una historia sólida (bueno, un poco más sólida) y cuidadosamente filmada. Ojo, esto no quita que también tenga malas decisiones por parte del director (tal vez presionado por el estudio), como el abuso de las pesadillas, la confusa aparición de Flash, o incluir una escena de presentación de personajes (y un chivo horrible de una aerolínea que no vamos a nombrar, salvo que paguen) en medio del clímax. Y si acaso están esperando que me queje sobre Martha, eso no va a pasar: a mí me gustó que jugaran con la idea de que las madres de Bruce y Clark se llamen igual.

Lo que más destaco de esta edición es que logra darle otro tenor (¡¡SPOILER ALERT!!) a la muerte de Superman. Ahora sí está justificada, y sus palabras antes de volar hacia su trágico desenlace: "Éste es mi mundo. Tú [Lois] eres mi mundo". ¡¡Pum!! Directo al corazón. Ahora sí duele verlo morir.

Lamentablemente la pobre versión estrenada en cines y las malas decisiones del estudio (recortar la duración del film, lanzar trailers que mostraban las escenas más importantes, contratar a Zack Sn... no, pobrecito), hacen que BvS nos deje un sabor amargo. Pero no cabe duda: este corte del director es la cinta que tendríamos que haber visto en las salas; es la que Snyder y su equipo pensaron con tanto amor y cuidado por el detalle. Por suerte, esta "Ultimate Edition" deja algo bien en claro: la película tiene alma. Y eso, en tiempos de producciones desalmadas, lo es todo.



VEREDICTO:  8.00 - SUPERMAN RELOADED

Por más que el nuevo metraje convierta a Batman v Superman: Dawn of Justice en algo más disfrutable y reivindicatorio (sobre todo para Superman), no deja de ser un film polémico. No entiendo cómo, disponiendo de tanto tiempo para realizarla, un presupuesto ridículo que rondó los U$S400 millones, infinidad de cómics para "inspirarse" y al mejor Batman cinematográfico (¡vengan de a uno!), aún así pudieron hacer una película con tantas fallas. ¿Por qué una calificación tan buena, entonces? Porque el niño de 8 años que llevo en mi interior no puede dejar de emocionarse al ver a estos dos gigantes en pantalla. Seamos menos exigentes y disfrutemos más.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

1 comentarios:

  1. A mí me ha parecido una gran película, aunque me haya quedado con ganas de más acción sé que eso vendrá en las próximas entregas y ese es el cometido para una secuela. Dentro del reparto, debo decir que quedé sorprendida con Jesse Eisenberg, es conocido por personajes muy inteligentes como en las película “Los Ilusionistas” y “Red Social”. creo que por ese motivo el personaje de Lex Luthor le viene bien. Es despiadado pero muy inteligente; perfecto para el papel. Además,, la aparición de Gal Gadot (Mujer Maravilla) me sorprendió, revela que tiene mucho potencial como actriz. Su personaje es rudo sin dejar a un lado su sensualidad como mujer. Desde su papel en Rápidos y Furiosos, Gal ha crecido y lo demostró, tanto que tendrá su propia película este año.

    ResponderEliminar