multiplex
la cuarta pared

viernes, 25 de marzo de 2016

Review: BATMAN vs SUPERMAN: EL ORIGEN DE LA JUSTICIA


By on 17:49




Es difícil empezar una review cuando algo te impacta en lo personal. Pero es mas difícil cuando también te impacta en lo profesional. Lo cierto es que cuando algo como Batman v Superman: Dawn of Justice (a partir de este momento, para abreviar, BvS) aparece, uno tiene la necesidad de comentar, casi de advertir, que hay un producto tan mal hecho, tan insultante, que hasta parece realizado con saña. BvS no sólo es un desastre de película, sino que es un insulto a 75 años de mitología de sus personajes, y sobre todo, aburrida.

Hace tres años, luego de que Chris Nolan pegara el portazo cerrando su trilogía de Batman, Warner/DC decidió que era tiempo de competir con Disney/Marvel creando su propio universo cinematográfico, y para hacerlo, relanzó a Superman, personaje que había tenido su última oportunidad en cine en 2006, en la totalmente fuera de tiempo Superman Returns. La dirección corrió a cargo de Zack Snyder (300, Watchmen), con guión de David Goyer (Blade Trinity) y con el británico Henry Cavill poniéndose la capa roja. Siguiendo con el estilo impuesto por The Dark Knight, Man of Steel recibió críticas mixtas: las escenas de acción fueron buenas, pero se reimaginó demasiado (y para algunos, mal) a un personaje cuyo principal atributo es ser una fantasía, y se lo quiso hacer "controversial" cuando su núcleo siempre fue ser el ejemplo del humano perfecto (justamente por no serlo). Desde su concepción que Superman tiene raíces religiosas, pero Snyder fue muy poco sutil para plasmarlas en su adaptación. A pesar de tener un sólido tercer acto, la película terminaba de forma sumamente polémica cuando nuestro héroe (¡spoiler si nunca la viste!) le rompía violentamente el cuello al villano de turno, el General Zod.

La cinta fue muy criticada (en algunos casos injustamente) por su nivel de destrucción y por tener a un apático Superman que no se tomaba tiempo para salvar gente. Si bien la taquilla no le fue adversa, quedó lejos de lo esperado y, apenas a un mes de su lanzamiento, en la Comic Con de 2013, Warner tomo la cuestionable decisión de meter a Batman en su secuela, porque... ¡Batman nunca falla! La película -que durante 1 año no tuvo nombre- pasó de mano en mano de guionistas, solamente con la certeza de que Zack Snyder la dirigiría. Finalmente se decidió repetir equipo con Goyer, hasta que Warner tomó la decisión de castear como el nuevo Batman a Ben Affleck, actor convertido en exitoso y respetado director/guionista. La selección despertó controversia en el fandom luego de que Affleck hubiera participado en 2003 en la poco querida Daredevil. Pero ahí no terminaría la cosa: lo que era una secuela de Man of Steel (MoS) con Batman, ahora también sumaba a Wonder Woman con el también polémico casting de Gal Gadot. Viendo como Marvel seguía cosechando éxitos, Warner redobló la apuesta sumando al desconocido Jason Mamoa para el rol de Aquaman y al actor de films independientes Ezra Miller como The Flash. Si estos castings no fueran lo suficientemente extraños, tendríamos a Lex Luthor siendo interpretado por el histriónico Jesse Einsenberg. ¡Pero la polémica no terminaria ahi! Ben Affleck (sin duda el más prestigioso de los nombres involucrados) sintió que el guión era muy malo, y trajo a su amigo y socio Chris Terrio (ganador de un Oscar por Argo) para retocarlo.

En pleno rodaje.

Así la cosa, todo se encaminó para el estreno en Mayo de 2015, donde se vería las caras con su rival directo, Avengers: Age of Ultron. Pero motivos que desconocemos, hicieron que Warner retrasara la película un año, a Mayo de 2016. Pero como Warner no es la única en redoblar apuestas, en esa fecha Marvel le metió la esperada Captain America: Civil War. Por motivos publicitarios (o eso creíamos), Warner finalmente decidió adelantar la fecha a Marzo de 2016. Pero aquí no terminaría la historia, ya que luego nos enteraríamos de que BvS tendría un colosal presupuesto aproximado de $400 millones de dólares, y que la película no sería ni una secuela de MoS ni un duelo de titanes, sino mas bien la plataforma de lanzamiento de todo el universo cinematográfico de DC Comics, movimiento peligroso considerando como les fue a The Amazing Spider-Man 2 y a Avengers: Age of Ultron, que ya habían intentado eso.

Llegó Marzo nomás, y tras un extraño embargo que Warner puso para las críticas, nos desayunamos con que Snyder anunció que la edición en Blu-ray será la "versión completa" y con calificación "R" (para mayores de 18 años, anuncio dado casualmente luego del impresionante éxito de Deadpool), que Warner le había hecho enormes recortes a la película porque no había funcionado en las pruebas con audiencia, que personajes como Oracle habían desaparecido, y que -con un presupuesto tan alto- si la película no recaudaba por lo menos $1 billón de dolares, ni siquiera iba a salir hecha. Se levantó el embargo, y la cinta fue considerada por la mayoría de los medios, como mucho, mediocre (con un bochornoso 30% en Rotten Tomatoes).

Juzgado, dentro y fuera de la pantalla.

Terminado este repaso previo, pasemos a las preguntas importantes: ¿Puede realmente ser tan mala? ¿Una película con una producción tan problemática puede salir bien?

Dos años después de los eventos de MoS, el mundo debate si Superman debería responder o no a algún gobierno, mientras teólogos discuten si estamos en presencia de (literalmente) un dios, al que obviamente la política no se le puede aplicar. Sus detractores mencionan su responsabilidad en la destrucción de Metropolis como prueba de que no se puede confiar en él. El mayor de sus detractores es nada menos que Batman, el violento vigilante de Gotham, que en este película es ciudad hermana de Metropolis. Otro que (por motivos desconocidos) odia al alien de la "S" es Lex Luthor, joven dueño y heredero de Lexcorp, una multinacional que nunca nos enteramos bien qué hace exactamente. Diferentes circunstancias cruzarán los caminos de ambos millonarios, la misteriosa Diana Prince, y cierto meteorito verde que cayó en el océano Índico.

Así se nos plantea el inicio de BvS que, más allá de alguna revelación, no dejará de dar vueltas sobre estos conceptos. Si cosas como que no saber a qué se dedica Lexcorp, o por qué Luthor odia a Superman les parecen confusas, acostúmbrense. La película está llena de incoherencias, plot holes, y cosas que pasan "porque así lo dice el guión". También hay que sumar la enorme cantidad de conveniencias que ocurren, con personajes que no actúan como personajes, son herramientas narrativas, hacen cosas no porque quieran, las hacen por que hay que avanzar la trama: Batman por algún motivo decidió esperar 18 meses para cazar a Superman, Luthor por algún motivo decide crear un monstruo para matar a Superman (a pesar de que ya lo convenció a Batman de hacerlo), por algún motivo el Congreso odia a Superman pero decide no ayudar a Luthor, y así podemos seguir; todo pasa "porque tiene que pasar", y la película cree, como si estuviéramos en 1995, que tirar alguna referencia comiquera al público la va a exonerar de sus errores. El "esto te lo explican en el comic" no sirve. Estamos viendo una película, no me interesa el cómic, de la misma manera que no me interesa el libro cuando estoy viendo (por ejemplo) The Hunger Games. Copiar un panel de The Dark Knight Returns no excusa algo que no tiene sentido ni explicación en la película. No estamos más en los '90, vivimos en un mundo donde se hizo una película de Ant-Man.

Todas estas incoherencias y plot-holes quedan aún más en evidencia con un trabajo de edición lamentable. La película pareciera que la armó el Joven Manos de Tijera. Se salta de escena a escena sin lógica alguna; se abren sub-tramas que jamás llegan a ningún lado. De repente estamos mirando a Bruce en Gotham, y al segundo siguiente a Clark en Kansas. No hay hilo, no hay coherencia narrativa. Ni siquiera tenemos planos panorámicos para saber dónde estamos ubicados. Tenemos que saber que estamos en la Baticueva... porque sí. A esto hay que sumarle las escenas de sueño/premoniciones (jamás se deja en claro qué son exactamente) que están integradas en la película sin ningún tipo de cuidado. Estamos viendo a Bruce en una fiesta y, de la nada, vemos a Batman en un desierto post-apocalíptico. A este merengue se le agregan personajes que aparecen para entablar las bases de las próximas peliculas (¿alguien recuerda a Thor yendo a una laguna en una cueva sin ningún motivo en Age of Ultron?), lo cual genera aún mas confusión, y nuevamente, ¿estas son visiones o sueños? ¿O premoniciones? ¿O efectivamente esto ya pasó? ¿Quién sabe?

No, decir "En el cómic esto significa tal cosa" no es una respuesta.

Snyder queriendo manejar metáforas religiosas es como un elefante en una cristalería. Todo es demasiado obvio, obsceno y burdo. Por si fuera poco, la película no acepta sus limitaciones, y tiene unos aires de pretención que asustan. Todos los personajes tienen algo trascendental para decir. La gente no habla como gente normal. La película olvida que está contando la historia de un hombre en su armadura luchando contra un alien en su pijama, y encima la está contando mal. Recientemente tuvimos la segunda temporada de la serie Daredevil que manejó mucho mejor los simbolismos religiosos. Y sin pretenciones.

Si MoS fue criticada por su manejo de Superman, evidentemente al director no le llegó el fax.  Este Superman es aún más apático, mata, y además no pasa de ser una herramienta para mover la trama. ¡Si casi ni tiene líneas de diálogo! Del otro lado de la bahía tenemos a un Batman que es un asesino, un torturador, un bebedor, y que usa armas. Y no voy a caer en lo fácil de "así no es el cómic", voy a caer en que hace menos de 4 años vimos en la última película en solitario de Batman, donde se nos dejó más que claro que el no usar armas y no matar son los pilares de su personalidad. De hecho, así fue toda una trilogía, incluyendo a la galardonada y amada The Dark Knight, donde justamente la regla de "No Matar" de Batman era el centro de toda la trama. Las reglas no se pueden cambiar así, Sr. Snyder, así como la solución para que Superman sea más querible no es hacer a Batman aún más odioso.

Es que en esta película no hay héroes. El heroísmo está mal. Se castiga. Esto se trata de un mundo "oscuro" donde sólo se hacen cosas por conveniencia, donde la gente se odia sin motivo. BvS está desesperada por parecer "adulta", y cree que por poner filtros grises y música solemne lo logra, sin darse cuenta que sólo parece un nene de 3 años citando a Nietzsche

Pero sin dudas la frutilla del postre es Lex Luthor. Evidentemente, en algún guión prematuro, los villanos de la película iban a ser el Joker y el propio Luthor; cuando eso no prosperó, se hizo una amalgama de ambos. Es así que tenemos a un Luthor que no tiene absolutamente nada que ver con las encarnaciones de Gene Hackman ni Kevin Spacey (nuevamente, no pienso caer en el fácil de "el cómic no es así"). Además de tener un villano que no sabe qué es, lo tenemos sin motivaciones, sin carácter propio, sin una personalidad definida... está ahí, siendo malo porque, como con todo, así lo dicta el guión.

Luthor cita frases filosóficas en otro intento infantil por parecer solemne.

No obstante, hay una luz en el pantano. La Wonder Woman de Gal Gadot es una bocanada de aire fresco entre tanta cosa deprimente y lúgubre. A pesar de tener poquísimo tiempo en pantalla, y que casi no hay motivo para que ella esté aquí, su personaje cumple con todos los requisitos: es heroica, fresca, y respeta el material de origen. Cuando aparece, una película que ya hacía rato había cansado, toma un segundo aire. Lamentablemente, su participación es muy poca y muy tarde.

Las actuaciones eran uno de los aspectos más temidos, y lamentablemente el tiempo dio la razón. Tuvimos la sorpresa de Gal Gadot como Wonder Woman, y el genial Jeremy Irons nos dio un Alfred Pennyworth que hasta rivaliza con el increíble Michael Cane. También Laurence Fishburne tiene muy buenos momentos con su Perry White, así sean poquísimos; cuanto menos hay un individuo ordinario que no es una herramienta narrativa y que se expresa como ser humano. Pero ahí se termina lo bueno. Henry Cavill, quien nos diera una buena performance en MoS, acá está desenchufado, casi pareciendo actuar mal a propósito. Su Superman no habla, sólo pone cara de constipado. Y su Clark Kent actúa exactamente igual. Ben Affleck como Bruce Wayne, se nota que el director de Argo, aunque sea, lo está intentando. Pero el material no esta ahí. Jesse Einsenberg está totalmente fuera del tono del resto de la película; recuerda a Tommy Lee Jones en Batman Forever, que se limitaba a reír como idiota porque Jack Nicholson lo había hecho 6 años antes (sin importar que fuera otro villano). La pobre Amy Adams, quien nos había dado una Lois independiente y moderna en MoS, ahora es un simple objeto que está para meterse en problemas y darle una razón a Superman para hacer algo; ¡si ni siquiera Margot Kidder, hace 40 años en Superman: The Movie, se metía tanto en problemas!

Bruce y Alfred: socios para la aventura.

Como pueden ver, tenemos una película que hace agua por todos lados. Pero Batman v Superman tampoco es una película, sino más bien un trailer de 3 horas. Mientras que en Fox y Marvel vimos cómo se hace medianamente con respeto la presentación de cameos y personajes, acá tomaron la ley del mínimo esfuerzo. Los personajes que veremos a partir del próximo verano nos son literalmente exhibidos en una presentación de Powerpoint que se envió a través de un mail. Y pensar que nos quejábamos de The Amazing Spider-Man 2... También, como no podía ser de otra manera, la película termina en un cliffhanger, y si queremos saber cómo sigue la cosa, tendremos que ver las próximas entregas de Warner/DC. La cinta dura más de 2 horas y media, y se hace interminable. Lo que a uno deja pensando es el hecho de que se nota, y mucho, que le sacaron como 2 horas en la mesa del editor. ¿Una BvS de 4 horas tendrá más sentido? Ni idea. Pero aún si así fuera, ¿alguien podrá soportar tanto tiempo frente a la pantalla? Porque hay una realidad: esta versión "light" se hace sumamente larga y, encima, sumamente aburrida.

La banda sonora, compuesta por el (casi siempre) genial Hans Zimmer, también dio la nota. Lejos quedó aquella genial banda sonora de la trilogía de Nolan y Man of Steel. Esto casi parece una parodia. Escuchamos temas pretenciosos cuando vemos cosas tan absurdas como a uno de los personajes orinando en un frasco. Casi parece como si un niño de 12 años le hubiera sacado el órgano al gran Hans, y lo tocara a todo volúmen al grito de "¡Mírenme, soy Zimmer!".

Ante este panorama, creerán que la acción es buena. Tiene que ser buena, ¿cierto? Bueno, no, no lo es. En la primera hora no pasa absolutamente nada. En la segunda mitad, empezamos a ver algo de acción, pero siempre es de noche y con exceso de CGI; si hasta el monstruo que hace de "Jefe final" parece sacado de un videojuego de Playstation 2. Y la pelea que da título al film dura aproximadamente 6 minutos, con una total carencia de imaginación.

Ella, lo más rescatable.

Zack Snyder jamás se caracterizó por ser un gran creativo en lo narrativo, pero sí como un genio visual. Nada de eso hay acá. La fotografía es mediocre, y la acción mala. MoS era un espectáculo visual, con escenas de acción impresionantes y una fotografia hermosa; ni hablemos de 300 ó Watchmen. Se ve que la holgazanería del guionista y los actores se le contagió al director de Sucker Punch.

El mayor problema con Batman v Superman es que no es sólo una mala película de cómics, es una mala película en general. Es la muestra de todo lo que no se debe hacer en un film del género (cuando cosas como The Dark Knight o The Avengers son la muestra de lo que sí). Es una película que me ofendió como cinéfilo, como comiquero, y como hombre. Y que me digan abiertamente que la "versión completa" va a salir en Blu-ray, es directamente faltarme al respeto.



VEREDICTO:  3.0  -  "V" DE VERGÜENZA

Batman vs. Superman: El Origen de la Justicia tiene pésimo guión, pésima edición, malas actuaciones, mala dirección y, encima, insulta a íconos culturales de más de 75 años, volviéndolos irreconocibles. Sin dudas lo mejor es Gal Gadot como Wonder Woman, que promete mucho en su film individual.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

7 comentarios:

  1. La participación de Wonder Woman demostró que si Superman y Batman se hubiesen comportado como superhéroes (como ella) hubiesen brillado.

    Que se jodan, lo hicieron todo mal dos veces. Ojalá que se prendan fuego.

    ResponderEliminar
  2. Se ha dicho en muchos artículos que el presupuesto de la película fue de $250 millones de dólares. Si vas a reportar por favor trata de reportar realidades. El $500 millón es el presupuesto más la advertencia que es comparable con la mayoría de películas "blockbuster". No dejas que tu odio por la película impide que reportes la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente espero que no te hayan pagado por esta vomitada de mierda disfrazada de "review"...

    No creces más nene... Que triste lo tuyo... En fin.

    ResponderEliminar
  4. la verdad es que tu review es mas odio que analisis de pelicula.

    ResponderEliminar
  5. Dios,crece un poquito loco..tu review es tan pendeja y sosa..

    ResponderEliminar
  6. no se quien es el autor de la review, pero lei todo porque fue divertido. Es como un manchild llorando por algo que no le gusto. Me recuerda a chrischan y su rant con sonic boom.

    ResponderEliminar
  7. No se porque tanto odio y es triste parece que no valoras muchos de los puntos más interesantes que tiene esta peli, es como el dicho ladran Sancho señal que cabalgamos, con fallas y todo disfruté al 100% BvS y eso que siempre me dediqué a DC

    ResponderEliminar