multiplex
la cuarta pared

lunes, 19 de enero de 2015

Review: THE BABADOOK


By on 14:34


Aprovechando que ya está para descargar "no oficialmente" (ejem!) en buena calidad...
y que a esta altura ya es casi seguro que NO se va a estrenar en las salas de nuestros país,
les traemos esta review porque vale la pena verla.


Me acuerdo que, cuando era tan sólo un niño, solía visualizar "rostros" en los pliegues de las sábanas de mi cama o de mis viejos; las sábanas y acolchados quedaban doblados de tal forma que siempre se formaba alguna cara rara, gritando o algo así. Y siempre me asustaba.

También me asustaba la oscuridad, pero no podía reconocerlo, obviamente. ¡Que vergüenza! Así que cuando tenía que ir a mi cuarto, al fondo del pasillo, de noche, y no quería encender la luz para disimular mi cagazo, me hacía el tonto y lo llamaba a mi perro Colita, y lo obligaba que camine a mi lado mientras yo le iba acariciando el lomo. Ahí sí, nadie se avivaba (ponéle).

Mientras veía The Babadook la otra noche, hubo un par de escenas donde recordé estas sensaciones de mi infancia.

The Babadook es el debut como directora cinematográfica de la australiana Jennifer Kent. Cuenta la historia de Amelia (interpretada por Essie Davis), viuda hace 7 años luego del accidente automovilístico que le costara la vida a su marido, justo cuando ambos estaban yendo al hospital para dar a luz a Samuel (Noah Wiseman), el único hijo de Amelia... y con razón. Amelia deja bastannnte que desear como madre: nunca festeja el cumpleaños del chico (por coincidir con la fecha del accidente), lo hace dormir en su cama pero ella se mantiene alejada, no le lleva mucho la atención y demás "gestos maternales". Es evidente que esta mujer aún no superó su duelo, y que hasta tiene cierto resentimiento hacia su propio hijo (¿inconscientemente lo responsabiliza del accidente?).

Ojo, Samuel tampoco es trigo limpio. De hecho el pendejo, como buen hijo único, es sencillamente insoportable, haciendo un berrinche tras otro. Pero todo empeora luego de que Amelia le lee un libro que encuentra en la casa (¿no se aviva que ella no lo compró?) llamado "Mister Babadook". Este libro de rimas supuestamente infantil termina siendo bastante macabro, como si El Grinch amenazara con venir y matarte de noche (las rimas recuerdan a las que cantaban las nenitas sobre Freddy Krueger). Ligeramente alarmada y perturbada por el material de lectura, Amelia decide esconderlo fuera del alcance de Samuel el terrible.

Madre e hijo buscando el consolad... ¡EEEH OIGA!

Pero ya es tarde. Don Babadook se le metió en la cabeza al nene, quien no deja de hablar al respecto y asustar a su prima y crear armas caseras cual Mi Pobre Angelito para combatir a la espectral figura. Tanto jode, tanto jode, que Amelia empieza a perderle la (poca) paciencia que le tiene. Hasta que ella misma empieza a "sentir" una presencia maléfica en la casa. Pero... ¿realmente ve y siente lo que ve y siente, o simplemente la está flasheando por culpa de Samuel (que encima ahora se hace el "No importa, ma': yo te protejo" )? Y eso sin contar los llamados y el libro en la entrada y...

Ideal para regalarle a tu ahijado de 6.

The Babadook es un film del denominado "terror psicólogico". Acá no van a sobresaltarse por ningún gato que se cruza de repente o por un efecto de sonido. Lo que Jennifer Kent logra hacer con gran eficacia es crear un clima de tensión que se va incrementando lentamente, a medida que tanto Amelia como el espectador comienzan a replantearse si Samuel no estará diciendo la verdad (por momentos deseamos con fervor que el Babadook exista y se lo morfe de una vez así se deja de gritar). La película logra instalar un ambiente de incomodidad y calmo nerviosismo, que te va inquietando de a poquito gracias también a una muy buena banda sonora.

El diseño de la figura de Mister Babadook es de una simpleza brillante, con ciertos rasgos que recuerdan al viejo y clásico Nosferatu. "El Baba", como le decimos en el barrio, no necesita ser un bicho horripilante repleto de detalles hechos por CGI: con ser alto, flaco, de brazos y uñas largas, con su rostro pálido y su larga galera negra, le alcanza y sobra. Y la voz... uff, la voz; cuando empieza con su "¡Ba, ba! ¡Dook, dook, dook!" me ponía re nervioso.

Por el lado de las actuaciones, tanto Essie Davis como Noah Wiseman están geniales. Realmente sentís cómo Amelia está sobrepasada por su soledad y por lo molesto que es su hijo, cómo la va irritando cada vez más hasta el punto que literalmente lo manda a la mierda. Y en cuanto a Noah como Samuel, lo único que voy a decir es... que ganas de pegarle a ese nene, posta. Sé que está mal, lo sé... pero que ganas de darle un correctivo.

Lléveselo, Don Babadook... POR FAVOR LLÉVESELO.

Quizás lo único malo que tiene The Babadook es su tercer acto, donde pierde un poco ese clima opresivo que supo generar tan bien durante la primera hora. También hay que mencionar que tiene un desenlace bastante divisivo, de esos que te dan un poco de bronca que acabe así, y que terminan de definir un poco si la película te fascina o no. Si sos reacio a finales de películas como... Donnie Darko, por ejemplo... quizás te decepcionen un poco los minutos finales acá.



VEREDICTO: 8.0 - ¡¡DEJÁLO ENTRAR!!

Final polémico aparte, The Babadook (al igual que el personaje del cuento) es un film que llega discreto, sin grandes recursos ni mayores pretensiones, pero cuando te diste cuenta "ya se te metió". Un gran hallazgo dentro del género de horror, especialmente en la actualidad, donde predominan las tramas pedorras calcadas a la anterior y los mismos "sustos" pavotes de siempre. Muy recomendable. 
  

La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario