multiplex
la cuarta pared

lunes, 24 de abril de 2017

Review: GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2


By on 7:33





Guardians of the Galaxy Vol. 1, de 2014, fue la película que confirmó que... listo, "Marvel Studios puede hacer lo que quiera, todo le sale bien". Es que, luego de introducir por sus propios medios a los personajes más icónicos de la editorial (Iron Man, Capitán América, Thor y Hulk), con mayor o menor grado de éxito pero siempre con éxito, el estudio podía darse el lujo de comenzar a revelar personajes de segunda línea, sólo conocidos por el público bien comiquero. Así fue como se atrevió a presentar masivamente a los Guardianes de la Galaxia: un equipo espacial integrado por un huérfano terrestre amante de la música de los 70's y 80's, la hija mercenaria de un dictador planetario, un psicópata que no entiende los sarcasmos, un mapache parlanchín amante de las armas y un árbol caminante cuyo vocabulario se limita a tres palabras.

Afortunadamente el escritor y director James Gunn (una elección algo extraña, con una filmografía que incluía films como Slither y Super) supo darle al film un tono de aventura y comedia que remitía muchísimo a las películas de la década del '80 (principalmente Star Wars, claro). Sumado a un casting perfecto y una química fascinante entre las distintas personalidades de los protagonistas, Guardians of the Galaxy fue un éxito rotundo: cualquier fanático de Marvel (y hasta de DC) la tiene en su podio de favoritas, junto a Captain America: Winter Soldier y alguna otra. ¡Hoy todo el mundo sabe quién es Groot!

Sin embargo, en estos años pasó bastante agua bajo el puente y vimos muchas cosas en el género: conocimos a un hombre que "habla" con las hormigas, presenciamos guerras civiles (eran una docena, pero bueno...), tenemos un nuevo Spider-Man y hasta vimos un escuadrón suicida de la vereda de enfrente. ¿Podría James Gunn repetir ese truco de magia que nos cautivó? ¿O, entre tanta novedad, los Guardianes ya habían perdido su encanto?

¿Podrán estos muchachos repetir la proeza?

La historia comienza en la Tierra y, de entrada nomás, responde quizás la interrogante más grande que había dejado el film anterior: ¿quién es el padre de Peter Quill? Para saber exactamente qué es el padre de Peter habrá que esperar algunos minutos más, pero esa pregunta también se responde y no hace más que seguir ampliando el universo Marvel en la pantalla grande (literalmente). Como podrán intuir, aún más que en el primer volumen, el tema principal de la película es la familia: la que uno recibe "por defecto" versus la que uno "elige". Y, en especial, la relación entre padres e hijos. Peter (nuevamente interpretado por un carismático Chris Pratt), como todo adulto que conoce a su padre biológico por primera vez, se ve deslumbrado por su presencia y sus historias y el lazo único entre ambos, queriendo recuperar el tiempo perdido; por el lado de las hermanitas Gamora (Zoe Saldana) y Nebula (Karen Gillan), la sombra de su padre Thanos sigue estando demasiado presente entre ambas luego de una infancia algo... complicada, digamos.

En una película con un elenco numeroso, lo más difícil es brindarle tiempo a cada personaje para definirlo ante la audiencia (¿Se acuerdan de Slipknot en Suicide Squad? ¿No? Exacto). Sin embargo, Gunn hace que todo parezca demasiado fácil, con una enorme destreza para darle a cada personaje "su momento" para que brille con luz propia, ya sea aportándole humor a la historia (Drax y Baby Groot), dosis de acción (Rocket y Yondu) y emotividad (Peter, Gamora y Nebula). Y sí, leyeron bien: dije "emotividad". La trama tiene un par de escenas que te agarran desprevenido, te sorprenden con la reacción de los personajes y la elección de la canción adecuada, dando como resultado un balance ideal entre risas y emoción. Las interrelaciones entre los miembros del equipo, esa "amigable disputa" que ya habíamos disfrutado la primera vez, ahora se ve elevada al cubo y vuelve a ser lo mejor del film, aquello que lo distingue por encima del resto. A esto tenemos que sumarle que el principal nuevo miembro del equipo, la inocente Mantis (Pom Klementieff), es una incorporación maravillosa: los diálogos que mantiene con Drax (un Dave Bautista totalmente sin filtro) son desopilantes y aportan quizás las carcajadas más fuertes en la sala. Otra nueva dupla que se destaca es la de Rocket (Bradley Cooper) con Yondu (Michael Rooker).

Baby Groot a punto de robarse nuestros corazones.

Como es de esperar en un (buen) film de ciencia-ficción, Guardianes de la Galaxia es un festín visual. Conocemos varios planetas, cada uno de ellos con arquitecturas y diseños y colores bien variados que los distinguen entre sí: el planeta de Los Soberanos, donde reside Ayesha (Elizabeth Debicki), es diametralmente opuesto al planeta de Ego, siendo éste quizás lo más psicodélico que se haya visto en un film de Marvel; afortunadamente, los numerosos trailers e imágenes promocionales hasta ahora mostraron muy poco de él, porque realmente vale la pena verlo por primera vez en la pantalla grande. Y, aunque no llega al increíble nivel que llegó la utilización del 3-D en Doctor Strange, el efecto está muy bien implementado y le suma bastante inmersión.

Luego de lo que fue el excelente "Awesome Mix Vol. 1" (alias "el soundtrack de la peli"), es obligatorio hablar del "Awesome Mix Vol. 2". Y nuevamente hay que sacarse el sombrero ante James Gunn: su selección musical es soberbia, digna de un film de Tarantino. Esta vez no tendremos a David Bowie o a The Jackson 5, pero los aseguro que van a estar tarareando "The Chain" de Fleetwood Mac o bailando con "Mr. Blue Sky" de Electric Light Orchestra durante meses. Por momentos, las melodías se funden con la trama y forman parte de ella: algunas escenas no funcionarían tan bien con otra canción.

Esta escena representa a la perfección por qué los Guardianes son lo que son.

Por cierto, vale la pena destacar que, si bien aún faltan casi dos semanas y todo puede cambiar para peor, hasta ahora los trailers no spoilearon ninguna de las grandes revelaciones de la historia (créannos que algunas son muy importantes) ni ninguno de sus maravillosos cameos.

En definitiva, lo mejor de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 es que sigue jugando en su propio rincón del universo Marvel, con sus propios personajes, sus propias reglas, su propia identidad y humor. Sí, ya sabemos que esto se va a interrumpir con la inclusión obligada del equipo en la próxima Avengers: Infinity War, pero aún así: ¿quién nos quita toda la diversión que nos brindan estos personajes? Además, la semana pasada James Gunn confirmó que volverá para dirigir el inminente tercer volumen. Eso significa que los prestamos un rato, pero eventualmente vamos a poder seguir usando nuestros juguetes favoritos 😉



VEREDICTO:  9.0 - GUARDIANES DE LA DIVERSIÓN 

Sí, está bueno ver a los superhéroes enfrentarse en un aeropuerto o verlo a Iron Man dándole clases de moral a un joven Peter Parker, pero Guardianes de la Galaxia Vol. 2 vuelve a demostrar que lo mejor del Universo Cinematográfico Marvel está jugando allá arriba, por su cuenta, solito en el espacio. Sumamente divertida, emotiva, con un nivel visual increíble, personajes que son pura química entre sí y un soundtrack que no podés dejar de escuchar, el film de James Gunn vuelve a poner la vara bien alto para el resto.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario