multiplex
la cuarta pared

martes, 14 de marzo de 2017

Review: KONG, LA ISLA CALAVERA


By on 0:22



Recuerdo que la primera vez que fui al cine fue para ver King Kong. Aquella película de 1976, con un joven y barbudo Jeff Bridges junto a la eternamente hermosa Jessica Lange, marcó mi fascinación por el cine. Pero sobre todo estableció algo muy claro: la importancia de sentir conexión con sus personajes, incluso si es un mono gigante.

El regreso de (King) Kong a los cines es un show visual, pero realizado exclusivamente para crear una franquicia mucho más grande dentro del universo de Godzilla (versión 2014). Lamentablemente esta necesidad de dejar en claro que "hay más bichos dando vueltas por el mundo" hace que el resultado final se sienta un poco vacío. Es un espectáculo divertido pero lleno de "peros".

Para que quede claro, Kong: La isla Calavera es una bomba pochoclera. Las casi dos horas de aventura no tienen desperdicio y se pasan volando. En lo que es recién su segundo largometraje en la pantalla grande (previamente había realizado la pequeña e interesante The Kings of Summers en 2013, el resto son trabajos en TV), el director Jordan Vogt-Roberts se encarga de traer algo nuevo, fresco y original a una historia que ya fue contada muchas veces.

El director Jordan Vogt-Roberts es un crack al que hay que seguir de cerca.

La escena donde Kong es presentado es soberbia. El trabajo con el CGI es el mejor que vi en mucho tiempo, y mientras escribo estas líneas me dan muchas ganas de verla otra vez. Y de eso se trata este film: secuencias de acción impresionantes. Pero sólo eso. La fotografía del maestro Larry Fong (Watchmen) es tremenda; cada toma es una clase de iluminación y uso del color. Pero el film tiene tantas escenas cortas y (casi) sin ningún sentido para el desarrollo de la trama, que todo el glorioso trabajo de Fong se siente forzado.

Creo que a alguien le gustan las rubias...

Sin lugar a dudas el simio es el protagonista absoluto de esta cinta. Es un gladiador (Six pack incluido) cuya única razón de existir es la de mantener el equilibrio en el ecosistema del planeta  (premisa que se establece en Godzilla). El problema es que resulta ser muy vacío. Uno no siente empatía por él. Es bicho que pelea y nada más. Y acá viene el gran problema que tiene la película: el desarrollo de los personajes es INEXISTENTE.

El excelente reparto de actores incluye a Tom Hiddleston, la ganadora del Oscar Brie Larson, Samuel L. Jackson, el genial John Goodman y John C. Reilly, entre otros tantos no tan grosos. Pero da la sensación de que solamente están ahí para poner la cara y justificar la presencia de humanos en la isla. Nada más. Ninguno aporta nada memorable, a excepción de Reilly que tiene varias escenas graciosas, y de Samuel Jackson, cuyo personaje parece ser el único que tiene una motivación verdadera dentro de la cinta: matar a Kong se vuelve una misión, la última misión de un general que esta por retirarse y no se halla en un mundo sin guerra.

Brie Larson y Tom Hiddleston tienen una sola misión:
sostener una cámara (sin sacar fotos) y poner cara de  héroe misterioso.

Todo esto queda más que claro en el momento de Kong conoce a su rubia de turno, la fotógrafa "anti-guerra" Mason Weaver (Larson): la escena carece de sentido, sin mencionar lo fría que es. No hay conexión. Es una lástima, porque la esencia de King Kong siempre fue la conexión entre humano y animal, la representación de cómo el hombre puede resultar un ser dañino, pero a la vez capaz dar un amor infinito hacia otras especies.

Pero al fin y al cabo, Kong: Isla Calavera es una película obligatoria para ver en cine. Es imposible no entretenerse y llevarse un par de momentos excelentes. No obstante, no dejo de tener la sensación de que es un trailer de dos horas. Una película simplificada para todo público. No dejo de preguntarme si éste es el futuro del cine: ¿vamos a ver una película donde la historia nos presenta conexión y empatía con los personajes? ¿O vamos a ver una sucesión de escenas lindas pero inconexas? ¿Vamos a presenciar una historia que nos atrape? ¿O algo vacío que se vea extremadamente bien?

El imponente diseño de Kong tiene un sólo fin:
hacerle frente a Godzilla en la próxima entrega de la franquicia.

De todas formas no me quejo, y se viene una franquicia que promete ser una locura. Y ahí estaré como siempre, como un nene de 6 años disfrutando de la gloriosa experiencia de ir al cine.



VEREDICTO:  7.5 - LARGA VIDA AL REY

Me encantan las películas de bichos gigantes, y Kong: La Isla Calavera tiene las secuencias de acción más divertidas que vi en los últimos años. Sin embargo, me voy del cine con la sensación de haber visto "Suicide Squad con monstruos". Escenas cortas y sin sentido, cero desarrollo de personajes y el pecado más grande: Kong (el monito propiamente dicho) no me movió el piso, no me generó nada. Para verla en cine sí o sí.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario