multiplex
la cuarta pared

lunes, 22 de febrero de 2016

Review: STEVE JOBS




"La buena película sobre Steve Jobs", así es como se conoce a esta versión. O, tal vez, también como "En la que no actúa Ashton Kutcher".

Dirigida por Danny Boyle (Trainspotting, 127 Hours), escrita por Aaron Sorkin (The Social Network, The Newsroom) y protagonizada por Michael Fassbender (Hunger, 12 Years a Slave), Steve Jobs es el segundo intento (formal) de llevar la vida del creador de Macintosh a la pantalla grande. 

Todos conocemos, por lo menos en parte, la vida de Steve Jobs. Tanto lo bueno como lo malo: nunca supo codear, sólo hablaba bien, era una mala persona, inventó el iPhone, veía las cosas de una manera diferente a la de los demás, siempre estaba un paso delante de todos, etc., etc. Ahora bien, no sólo eso, sino que la gran mayoría de las personas ha leído algún tipo de biografía sobre su persona, aunque sólo sea un extracto. Entonces, si toda esta información está a nuestra disposición y la burbuja de interés por Jobs ya no es la misma que hubo en el momento de su muerte (la que sí capitalizó la famosa versión de Kutcher), ¿cómo hacer para que esta película sea interesante? ¿Cómo hacer para que la gente vuelva a interesarse en Jobs? 



La respuesta en este caso parece ser sencilla: contratemos un actor de alto calibre, un director reconocido, y qué tal si agarramos al tipo ese que escribió la otra gran película sobre tecnología. Sí, ése, el de la película de Facebook. No nos olvidemos de tener tres o cuatro actores de reparto que estén entre lo mejorcito de Hollywood y listo, con eso nos debería alcanzar. 

La película se divide en tres actos, enmarcados cada uno en el lanzamiento de un producto de Apple distinto. En primer lugar tenemos la Apple original de 1984, luego el cubo conocido como NeXT en 1988, y por el último la ya estilizada iMac de 1998. 

Sorkin utiliza estos tres actos para generar una obra casi teatral sobre la vida de Jobs. Lo más importante para remarcar de la historia es que no se centra en la tecnología (si bien ella es parte esencial del relato), sino en las relaciones personales de Jobs con la gente que lo rodea. Su mentor John Sculley, su amigo y co-creador de Apple Steve Wozniak, su asistente Joanna Hoffman, uno de sus empleados Andy Hertzfeld y su hija Lisa Brennan. La cinta nos invita a pensar en Jobs como una persona fría, ajeno a todos, más enamorado de las máquinas que de cualquier otra cosa. A medida que la trama avanza, podemos descubrir cómo el temperamento de Jobs cambia hasta convertirse en una persona casi agradable, por lo menos más que en un principio.


El otro de los ejes centrales de la historia es la relación de Jobs con su hija. Comenzando por un no reconocimiento de su existencia hasta llegar a algo similar a lo que debería ser un padre normal, Jobs crece, aprende de sus errores -tanto personales como en los negocios- y nosotros, como espectadores, lo acompañamos en este viaje.

Lo más interesante para resaltar de la película es, sin lugar a dudas, el guión. Sin importar cuan crucial sea la participación de Fassbender o Danny Boyle, ésta es una película de Aaron Sorkin, y eso se nota desde el comienzo. Diálogos, diálogos y más diálogos. Sorkin podría escribir diálogos hasta el hartazgo y nadie, o casi nadie, se cansaría de escucharlos. La película nunca toma un respiro, nunca frena, avanza, avanza y avanza hasta llegar al final. El guionista logra que nos entusiasmemos por un cubo negro llamado NeXT (el cual todos sabemos que va a fallar), y algo que en otra película podría ser dispensable, acá se vuelve acá sumamente importante. Y así pasa con todo. Este es un film donde todos los detalles, por más minúsculos que sean, logran ser interesantes. La vida ya refrita y conocida de Jobs vuelve a ser interesante gracias a la pluma de Sorkin.

Claro está que, para que un guión funcione, necesitamos buenos actores que logren transmitirlo, y éste es el caso de Steve Jobs. Fassbender, si bien no resalta tanto como sí lo hace en otras películas, logra darnos una actuación humana, creíble e íntima del empresario. Siempre acompañado por Kate Winslet, quien nos brinda una cálida actuación, logrando que su personaje, Joanna Hoffman, sea lo opuesto al protagonista: si él es frío, ella es cálida, amena, siempre intentando que Jobs sea una mejor persona sin importar lo que le cueste. Sumado a ellos tenemos a Michael Stuhlbarg (Boardwalk Empire, A Serious Man), quien nunca parece decepcionarnos, en este caso interpretando a Hertzfeld, uno de los empleados de Jobs que no tiene miedo de pelearse cara a cara con él. Por último tenemos al siempre correcto Jeff Daniels y al amigo de todos, Seth Rogen, quien no hace otra cosa que ser Seth Rogen, lo que, como en la mayoría de los casos, le alcanza para no desentonar con el resto del ensamble.


La única contra (para algunos) sería que es tan buena película que va más allá de la vida de Steve Jobs. Podríamos, tal vez, cambiar de personaje y aun así se seguiría sosteniendo. Si nadie supiera quién es Jobs y ésta fuera la película de alguien desconocido, aún así sería interesante.



VEREDICTO:  8.0 - FIRME Y CONFIABLE, 
                               COMO TODO PRODUCTO DE APPLE

Finalmente tenemos a nuestro alcance una película interesante, atrapante, y hasta por momentos divertida, basada en la vida del mítico personaje Steve Jobs. Si nunca terminaron esa biografía o esa nota en aquel diario, o simplemente quieren poder decir "Jobs diseñó un cubo negro que nunca se vendió", ésta es su oportunidad.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario