multiplex
la cuarta pared

viernes, 4 de diciembre de 2015

Review: EL TRANSPORTADOR RECARGADO


By on 1:01



Siete años luego de El Transportador 3, llega un rostro nuevo tras el volante. Pero, ¿cumple con la entrega, o se queda sin nafta a mitad de camino?

Las películas de acción son un género muy particular. Salvo contadas excepciones que se destacan por la espectacularidad de sus escenas (Mad Max: Fury Road) o por la originalidad de sus combates o el lugar donde se desarrollan (The Raid), el 90% de ellas se asemejan demasiado: si viste una, viste casi todas.

La diferencia entonces la hacen sus carismáticos protagonistas y los actores que los interpretan, y es justamente a ellos a quienes uno, casi siempre, termina yendo a ver. Especialmente en esa rama comúnmente llamada "one-man army" ("ejército de un solo hombre"), que supo tener su auge en la década del '80. Si uno se sienta a ver Rambo III, es porque quiere verlo a Stallone haciendo de John Rambo; si uno se sienta a ver Duro de Matar, es porque quiere verlo a Bruce Willis haciendo de John McLane; etc. Pero entonces, ¿qué sucede cuando rebooteás la franquicia y reemplazás al actor que supo darle su toque al personaje?

Ese es precisamente el caso de The Transporter Refueled (El Transportador Recargado), cuarta entrega en la franquicia de acción (ni estamos considerando a la serie televisiva, que tuvo dos temporadas). Esta vez, el pelado Jason Statham es reemplazado por el casi novato Ed Skrein (The Sweeney, algunos episodios de Game of Thrones, próximamente en Deadpool). ¿El principal problema de este cambio? Que no te lo creés. Convengamos que Frank Martin (el nombre del personaje) tampoco es Don Carisma: está muy lejos de ser el Martin Riggs interpretado por Mel Gibson en Arma Mortal, por ejemplo. Pero Statham tiene esa hijaputez en la mirada, esa voz rasposa, esa cara de orto constante, que... es muy suya. En cambio, este nuevo Transportador que nos quieren vender, es muy... modelito. Seh, está bien, en una escena que se queda con el torso desnudo nos muestran (tratando de convencernos, porque saben lo que pensamos) que tiene los abdominales totalmente marcados, pero aún así: lo ves flaco, alto, con carita de nene y pensás "Es una mezcla de Iván de Pineda con el cantante de Coldplay".

El Transportador y las tres minitas que lo meten en quilombos.
Una más flaca que la otra, claro. A Frank le gusta el hueso de pollo con poca carne.

Quizás las entregas previas de El Transportador fueron pioneras en ese sub-género de cine de acción exagerado, flashero, casi fantasioso, que luego desembocó en pelis como Crank (con el propio Statham) o con Dominic Toretto accionando el nitro en el Fitito y llegando a la Luna de un salto en Rápido y Furioso 18. Pero basta, empecemos a poner límites, gente. Sino se nos va de las manos esto. Por momentos, el Audi que maneja Frank Martin parece el Batimóvil; es más, parece que Frank manejara mejor que Batman... y nadie es mejor que Batman. Nadie.

Ni hablar de las peleas, como cuando Frank se topa con los cuatro empleados de Mantenimiento más rudos que ví en mi vida... y los vence, obvio. O cuando se enfrenta a uno que viene con una hacha (¿Por qué hay un cuarto con armas en el yate? ¿De dónde salió eso?) y Frank lo casca usando... un salvavidas, claro.

Con un auto así, cualquiera pistea como un campeón.

Afortunadamente la película cuenta con la presencia de Ray Stevenson (ambas entregas de Thor, y la última de The Punisher) interpretando a Frank Senior, el papá del Transportador. Seh, ahora está el viejo también. En fin... de entrada, nos damos cuenta que Frank no es "un papá genial"; está bien clarito que el tipo es una especie de espía o agente de Inteligencia británico, una suerte de 007 que se está jubilando justo el día en que transcurre la trama. Y la verdad es que Frank Senior es lo mejor que tiene la película: un viejo pícaro, putaniero, que no pierde el tiempo y enseguida se está chamuyando a una de las minitas, desenvolviéndose en la acción como pez en el agua. A esta altura, pienso que deberían hacer un spin-off protagonizado por Frank Senior: el resultado sería 10 veces más interesante y entretenido.

"Cucháme, nene: ¿sabés todas las minitas que me enfiestié yo?".
Frank Senior, un groso indiscutido.

Ah, y además, voy a bajarle 1 punto más porque las dos noches que me senté a tipear esta review, me perdí los dos trailers más importantes de la quincena: Captain America: Civil War y Batman v Superman: Dawn of Justice. Así que me pongo en rencoroso, a lo Polino.



VEREDICTO:  4.0 - ¡SÁCALE EL REGISTRO!

Sin Jason Statham poniendo cara de pocas pulgas, El Transportador Recargado no es el Transportador: es un simple valet parking que le sacó el auto un rato y salió a dar una vuelta haciéndose pasar por Statham. ¡Devolvé el auto, ladri! O mejor aún, ¡dale las llaves a tu viejo! ¡Ese sí es un capo!


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario