multiplex
la cuarta pared

miércoles, 31 de diciembre de 2014

LO MEJOR DEL 2014


By on 19:02



Balances, listados, rankings... ¿por qué estamos tan empecinados en hacer balances de todo, si no somos contadores? Yo les digo el por qué: ¡PORQUE ES DIVERTIDO, wiiiiii!

Es por ello que el staff de La Cuarta Pared se puso a discutir cuáles eran nuestras películas favoritas del año. Todo mientras luchábamos con espadas y descalzos sobre brasas calientes, claro (es la única manera de discutir estas cosas). Y he aquí una importante aclaración: no necesariamente son las mejores MEJORES películas del año (aunque la mayoría por ahí anda), sino más puntualmente las que más disfrutamos: sea por su guión, por su fotografía, por los personajes, por lo que representa o significó para nosotros, o porque simplemente nos cabe. Y punto.

Ladies and gentlemen… LO MÁS PULENTA DEL 2014 (así, en negritas y bien grande)




Perdida (Gone Girl)
(Por Diego Paz)
Lo que arranca siendo un policial más se convierte rápidamente en una interesante, cínica y hasta por momentos perversa mirada sobre las relaciones de pareja: expectativas, frustraciones, engaños, manipulaciones, y la importancia que depositamos en la imagen que creamos sobre nuestra propia pareja (y la que crean los demás sobre nosotros); todo con el toque ligeramente sombrío característico de David Fincher y ciertas dosis esporádicas de humor negro/sarcasmo (me reí más de una vez en situaciones donde NO DEBERÍA), y hasta un crudo comentario sobre la opinión pública y la presión mediática ejercida por los medios de comunicación (y cómo puede cambiar para un lado o para el otro) en este tipo de casos policiales. Con cada revelación (y son varias) te metes cada vez más y más en la trama, y por momentos no sabes para dónde va a seguir: hace rato que no me encontraba tirando diversas hipótesis en plena película; hay un par de escenas donde sinceramente te quedás “¿Y ahoooora?”.
Desde los protagónicos, Ben Affleck sigue en su firme y contínuo renacer actoral cual ave fénix, pero sin dudas el punto alto lo marca la blonda Rosamund Pike, que por momentos se roba la película apuntándote con el dedo debajo de la blusa: su “Amazing Amy” es uno de los personajes del año.
Gone Girl es de esas minitas que te agarran de los huevos y no te sueltan, que te ponen ligeramente incómodo pero no podes dejar de mirarla porque una vez que se te metieron en la cabeza, no te la sacas más. Habiéndola visto en 2 situaciones personales diametralmente opuestas, en cada una de ellas me dejó pensando y replanteándome distintas cosas sobre mí mismo y sobre lo que significa estar en pareja. ¿Y acaso no es eso lo que deberían hacer un buen film: dejarte pensando?

Mención honorífica: INTERSTELLAR



X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days fron the Future Past )
(Por Santiago Decaro)
Cuenta la leyenda que cuando Bryan Singer vió la truchada que hizo Brett Ratner con sus mutantes favoritos, se sacó el camisón, pegó dos gritos y se fue corriendo a los estudios de FOX. 
Así fue que se reseteó la saga de los X-Men, nuevamente de la mano de Singer. Pero ojo, cuando lo más facil hubiera sido olvidarse de todo lo que pasó antes y arrancar de 0, el director optó por una idea que terminó redefiniendo los mitos de los hombres equis: cambiar la ambientación temporal. De esta forma, se pudo hacer uso de personajes que no hubieran existido en la trilogía original y se enriqueció la historia mezclando acontecimientos históricos reales con la ficción (como el asesinato de Kennedy y Viet-Nam por nombrar algunos).
Si First Class ya nos había parecido una bocanada de aire fresco en la mitología mutante, su secuela fue la que terminó de recrear este nuevo universo. En esta historia, muy ligeramente adaptada de la obra maestra de Chris Claremont y John Byrne, los X-Men clásicos (los de las primeras tres pelis) se encuentran en un futuro apocalíptico, escapando de unos robots genocidas creados por Tyrion Lannister. Entonces, Wolverine tiene que viajar al pasado para evitar que Mystique (Jennifer Lawrence) asesine al enano, ya que éste es el evento que desencadenará la cacería de los mutantes.
La temática es siempre la misma, el conflicto entre el bien y el mal, el ser diferente, la responsabilidad ante los actos y todas esas cosas a las que estamos acostumbrados. Pero lo genial de esta película pasa por el lado de la continuidad. Sirve como cierre de la primer trilogía, arregla el quilombo que había dejado Ratner, y llena varios huecos argumentales que habían dejado las películas anteriores junto con los dos discretos films en solitario de Wolverine. Como momentos destacados podemos nombrar la escena en el Pentágono en la que Quicksilver ayuda a liberar a Magneto, el choque entre el Xavier del pasado y el del futuro y si me pongo a describir, capaz que te cuento toda la película. Mención aparte para la escena de post-créditos, que para mí es la mejor de todo el Marvel Cinematic Universe y planta la semilla para el final de esta segunda trilogía que se estrenará en el 2016. 

Mención honorífica: CALVARY



Relatos Salvajes
(Por Gabriel Sosa)
Al fin Damián Szifron pudo hacer cine como corresponde. Si bien su última película Tiempo de Valientes tuvo un guión entretenido, al creador de Los Simuladores le costó adaptar del formato televisivo al que estaba acostumbrado. 
En esta oportunidad vemos a un director encaprichado. Desde encuadres y movimientos de cámara muy interesantes, hasta un cuidado en la fotografía esencial para la comprensión de la película.
Relatos Salvajes abarca seis historias cortitas y al pie. Nuevamente Szifron en cada una de ellas demuestra lo buen guionista que es. Hace efectivas historias de 5 minutos, así como también de 20. Es un maestro del timing, por lo que resulta muy complicado no engancharse con cada uno de los relatos. Además dejó en evidencia lo buen director de actores que es: tuvo el placer de contar con un elenco talentoso (Ricardo Darín, Dario Grandinetti, Leonardo Sbaraglia, Erica Rivas) y supo explotar el potencial de cada uno de ellos. 
Ninguno de los 6 relatos tiene que ver entre ellos. El único hilo que une a estas historias es la violencia, física y psicológica. También encontramos un porcentaje de comedia que, en mi caso particular, me parece hermoso. Las historias son relatadas a través de la ironía: cómo en un segundo perdemos el control de algunas situaciones y nuestra vida cambia para siempre. 
La película tiene esa faceta del argentino calentón que no tiene problema de demostrarlo. El ciudadano pasional, asustadizo, frío, ignorante, odioso, traidor y terco, se encuentra en un mundo de casualidades absurdas que generan adrenalina. A veces la violencia es la solución.
Nuevamente Argentina se encuentra en la lucha de un Oscar, aunque sean un voto vacío de simpatía, Relatos Salvajes está muy bien vista, siendo la película que más tiempo estuvo en cartelera en los últimos años y fue ovacionada en el Festival de Cannes. ¡Le deseamos lo mejor a Szifron!

Mención honorífica: LUCY




El Gran Hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel)
(Por Franco Annarattone)
Wes Anderson, personalmente uno de mis directores favoritos y de los más interesantes que hay en la actualidad, nos trae nuevamente otro de sus mundos mágicos. Con su ya tradicional cuidado de cada detalle visual, y ese trabajo minucioso y casi perfecto que hace con sus actores para la creación de personajes memorables. Esta vez nos cuenta la historia de Gustave (Ralph Fiennes), gran conserje del hotel en su época de esplendor, en el periodo de entre guerras, ayudado por su joven amigo Zero Mustafa (Tony Revolori), el “Lobby boy” del hotel.
Gustave y Mustafa se ven sumidos en grandes problemas por la herencia de una obra de arte, “Niño con manzana”, complot y traición, que los lleva a terminar en la cárcel y posteriormente escapar. Perseguidos por Henckels (Edward Norton), un soldado nazi, Jopling (William Dafoe), un asesino a sueldo, y Dmitri (Adrian Brody), el hijo heredero.
Por otro lado el amor también está presente, entre Zero y Agatha (Saoirse Ronan), una pastelera de la ciudad, un amor puro y prohibido. El amor de Gustave por su trabajo, por realizar día a día sus tareas a la perfección y servir a cada uno de los huéspedes del hotel con el mayor cariño y amor del mundo, casi el mismo que tiene el director cada vez que realiza un film.
Obviamente no faltan las apariciones de algunos de sus actores fetiches como Jason Schwartzman, Owen Wilson, Waris Ahluwalia y el siempre genial Bill Murray, entre otras estrellas que completan el reparto.
El Gran Hotel Budapest es una estadía de 100 minutos en otro de los geniales mundos creados por el talento de Wes Anderson.

Mención honorífica: BOYHOOD


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario