multiplex
la cuarta pared

sábado, 10 de marzo de 2018

Review: TROPA DE HÉROES


By on 12:48


Hay una escena en el primer acto de Tropa de Héroes que grafica cómo será el desarrollo de la película en líneas generales: recién llegados a Afganistán, le comunican al personaje de Chris Hemsworth que sus hombres viajarán a caballo de ahora en más. Nadie sabe cabalgar (excepto Thor, obvio), y aún así, una hora más tarde, los vemos ingresar a un pueblo galopando a los tiros, como si nada. Consideremos que, si ya es difícil cabalgar para alguien que jamás se subió a un caballo, ¡imagínense ir disparando al mismo tiempo! Sin embargo, nada de eso es relevante: lo único que importa es llegar a la money shot de las tropas a caballo, a la imagen del póster. Porque es lo único por lo que podemos llegar a recordar la película a la mañana siguiente.

Tropa de Héroes comienza a las pocas horas del atentado a las Torres Gemelas, aquel fatídico 11 de septiembre de 2001. Con la sociedad norteamericana emocionalmente devastada y cualquier loquito con un arma ansioso por salir a cazar terroristas, el ejército de los EE.UU. prácticamente hizo un casting (los soldados se ofrecían voluntariamente) para elegir la "punta de lanza" en la retribución militar a los terroristas. Uno de los primeros voluntarios es el Capitán Mitch Nelson (Chris Hemsworth), a cargo de un grupo de las Fuerzas Especiales, mejor conocidos como los Boinas Verdes. El problema es que Nelson, más allá de haber entrenado con sus hombres durante dos años, jamás estuvo personalmente en combate; sin contar que justo una semana antes había solicitado la transferencia a una posición administrativa para estar más cerca de su familia. No obstante, gracias a un apasionado elevator pitch (si jamás se hizo una misión así, ¿de qué sirve la experiencia?), Nelson logra "convencer" a sus superiores para que lo envíen con sus 11 hombres a Afganistán. La misión consistía en infiltrarse en el norte del territorio afgano y aliarse con un caudillo local de la región, el General Abdul Rashid Dostum, para liberar (que, como todos bien sabemos, traducido al inglés significa "bombardear") las zonas ocupadas por el enemigo que ambas partes tienen en común: los talibanes y Al Qaeda.

Nelson y Dostum: socios por conveniencia.

Por supuesto, estos "12 Strong" (como los denomina su título original) se encontraron con más de un obstáculo. En primer lugar, en aquel entonces el norte de Afganistán estaba ocupado por la llamada Alianza del Norte, una frágil coalición de líderes militares en donde todos se miraban de reojo (y si podían, se acribillaban) pero aún así estaban unidos por un mal en común: los talibanes; ya saben "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" y todo eso. Nelson debió entonces oficiar casi de diplomático también, para evitar que se maten entre sí antes de tiempo y que toda la misión se vaya al tacho. En segundo lugar, estaba la dificultad del terreno montañoso y escarpado: los Boinas Verdes venían de entrenar y operar equipo tecnológicamente avanzado y de repente se encontraron cabalgando caballos y mulas, aliados con un rudimentario ejército que simplemente iba a pelear/morir de frente (menos táctica que el Pong, estos afganos). Por último, pero no por eso menos importante, estaba el escollo de las cifras: la tropa norteamericana se veía en una desventaja numérica de 5.000 hombres a 1.

Basada en el libro "Horse Soldiers" de Doug Stanton, publicado en 2009, Tropa de Héroes es el debut como director del reconocido documentalista y fotoperiodista Nicolai Fuglsig. Y como debut es... correcto. Ni más ni menos. Fuglsig, con vasta experiencia en conflictos bélicos, utiliza sabiamente tomas aéreas para mostrar la precisión de los bombardeos y sabe dónde colocar la cámara para lograr un mayor impacto en la emblemática postal de las tropas norteamericanas entrando a caballo al campo de batalla, pero luego rápidamente se convierte en una película de guerra del montón. Por momentos amaga con ciertos aires de Black Hawk Down (también producida por Jerry Bruckheimer como en este caso), pero en ningún momento llega al nivel de la excelente obra de Ridley Scott.

Foto de perfil pa'l Tinder.

Desde el lado del elenco, la elección del Dios del Trueno como protagonista por momentos desentona un poco. Hasta pareciera que los propios realizadores se dan cuenta que Hemsworth es demasiado fachero para ser un soldado: apenas lo conoce, el General Dostum le dice que no tiene "ojos asesinos"; incluso resultan simpáticas un par de tomas de Hemsworth con el rostro lleno de tierra y esos ojos color cielo (!) contrastando por completo, como dos faroles. El que sí tiene ojos asesinos es Michael Shannon (The Shape of WaterNocturnal Animals) como el suboficial en jefe Hal Spencer, pero eso quizás sea porque ya en la vida real tiene mirada de psicópata; sea como sea, Shannon siempre cumple con lo que le tiren, que en esta oportunidad tampoco es mucho.

No obstante, el personaje más interesante y el que tiene los diálogos más acertados es el General Dostum (Navid Negahban), una suerte de caudillo afgano que ha visto demasiada muerte ya en su región (sus ojos denotan dolor y fatiga) y que está dispuesto a todo con tal de sacar del poder a los talibanes. Dostum sabe perfectamente que el ejército norteamericano está muy lejos de ser su amigo, y que si hoy bombardea a donde él les señala con el dedo, es simplemente porque les conviene; ahora son sus aliados, pero nada asegura que el día de mañana no puedan convertirse en sus enemigos. Dostum no es ningún boludo, en definitiva.

Todo tranqui, acá, "liberando".

Nada de esto llega a ser lo suficientemente emotivo para el público general en este lado del planeta. Podrá haber sido una misión heroica llevada a cabo por una docena de patriotas (según la mirada yankee), pero a nosotros no nos mueve un pelo. La historia trata de aportar su cuota emocional mostrando a las familias de los soldados antes de partir y a su regreso, con el típico ida y vuelta de "Te dejo esto" / "No, traémelo vos mismo cuando vuelvas", pero tampoco vemos taaaanto de las familias, así que ese elemento queda ahí a medio desarrollar. No es por ser despectivo con la familia de un soldado (debe ser un momento horrible despedirse de alguien que se dirige al campo de batalla, sin saber si va a volver o no), pero es algo que vimos cientos de veces ya.



VEREDICTO:  6 - ¿ALGUIEN POR FAVOR QUIERE
                              PENSAR EN LOS CABALLOS?

Tropa de Héroes es otra película de guerra más. No tiene nada inherentemente malo para condenar, pero tampoco nada inherentemente bueno para destacar, salvo la escena en la que entran galopando a los tiros cual Pancho Villa. Si te gusta el género bélico y los documentales del History Channel, seguramente te llame la atención conocer la historia real detrás de la misión. El resto quizás se sienta como yo: todo bien con Chris Hemsworth, lo banco a full, pero entre ver a Thor disparando montado a un caballo y verlo a César, me quedo con el primate.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario