multiplex
la cuarta pared

jueves, 19 de enero de 2017

Review: THE CROWN


By on 8:39




La producción original de Netflix relata los inicios del reinado de la actual Reina Isabel II del Reino Unido. Con un presupuesto de más de cien millones de dólares, ¿hicieron una serie de princesitas o un drama a la altura de House of Cards?

Creada por Peter Morgan (guionista de The Queen, Rush, y The Last King of Scotland), la serie acaba de consagrarse en los premios Golden Globes hace dos semanas, donde ganó como Mejor Serie Dramática, mientras que Claire Foy, quien interpreta a la joven Reina, se llevó el galardón como Mejor Actriz en Serie Dramática. Si bien los premios no son necesariamente indicadores de calidad, lo cierto es que The Crown competía con Game of Thrones, Stranger Things, This is Us y nada más y nada menos que la genial Westworld de HBO. Y así y todo, ganó. Ahora la pregunta es: ¿daba para tanto premio?

Apenas salió publicada en Netflix, vi el tráiler de la serie y, para ser honesta, me pareció aburrido. No sé nada de la Reina Isabel y su historia, pero parecía ser una serie dirigida al público británico, ya que a los que nunca vivieron en monarquía la idea de la Corona nos parece un robo. Por insistencia de mi hermana (quien por primera vez en la vida me hizo una recomendación acertada), a los pocos días la empecé a ver. Y a los cuatro días ya había terminado los diez episodios de una hora. Si bien soy una manija importante y suelo maratonear series completas en poco tiempo, creo que con The Crown batí mi récord personal.

"Che, ¡avisen que hoy era el baile de disfraces!"

La historia comienza con Isabel como princesa en el año 1947, bajo el reinado de su padre el Rey Jorge VI, interpretado por el genial Jared Harris (más conocido como "el británico de Mad Men"). La historia de este Rey tartamudo la conocíamos gracias a "El Discurso del Rey", película ganadora de cuatro premios Oscar en 2010. Lentamente la serie nos introduce en el mundo de la Corona, de sus protocolos y sus normas ridículas, mantenidas a lo largo de los años y por las cuales la vida personal de Isabel sufrirá mucho al tener que ocupar el trono luego de la muerte de su padre.

Es así como la joven Reina deberá lidiar con los dinosaurios políticos al poder, entre ellos el Primer Ministro Winston Churchill, interpretado de una manera hermosa por John Lithgow (más conocido como el padre de Barney en How I Met Your Mother). Son estos políticos, y por supuesto la Iglesia Católica, quienes le prohibirán un millón de cosas a Isabel, a su hermana Margarita y a su marido Felipe.

No importa si es drama o comedia: Lithgow siempre se destaca.

A lo largo de la serie los conflictos crecen y los personajes comienzan a girar en torno a Isabel, quien mediante el uso de flashbacks, recuerda los consejos de su padre y los logra adaptar para cada situación. Isabel se va transformando lenta y dolorosamente en la Reina, dejando que su verdadera personalidad se pierda totalmente cuando se pone la corona.

God save the Queen.

Técnicamente esta serie no sería excelente de no ser por sus Directores de Fotografía, Adriano Goldman (responsable de August Osage County, Jane Eyre, Burnt) y Ole Bratt Birkeland (The Missing, Listen to me Marlon, The Ring). Ellos hacen un plano más perfecto que el otro, y junto a los jefes de locaciones, lograron retratar y recrear las locaciones verdaderas de la Corona Británica. Además, para aquellos fanáticos de la fotografía, noten cómo los representantes de la Corona están siempre perfectamente centrados, en todos los planos.


¡En tu cara, Wes Anderson!

Para concluir sin spoilers, solo quiero decir que lo más interesante de la serie es que atravesamos junto a Isabel el verdadero peso de la Corona. Como bien dijo el Tío Ben, "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad". No solo Isabel pierde abruptamente a su padre, sino que por sus nuevas responsabilidades como Reina, pierde lentamente a su hermana, a su marido, a sus hijos, e incluso a sí misma.



VEREDICTO:  9.0 - ISABEL Y CHURCHILL, 
                                PASIÓN DE MULTITUDES

Las actuaciones son perfectas y las locaciones, el arte y la fotografía, aún más. The Crown no sólo es un drama histórico de la Corona Británica, sino también un verdadero drama familiar: ¡hasta la Reina tiene un tío conflictivo!


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario