multiplex
la cuarta pared

martes, 8 de noviembre de 2016

Review: LA LARGA NOCHE DE FRANCISCO SANCTIS


By on 10:04

La Larga Noche de Francisco Sanctis es un multipremiado film de Andrea Testa y Francisco Márquez, basado en la la novela homónima de Humberto Costantini y situado en Buenos Aires en 1977.

Hasta acá lo formal, ahora pasemos a lo importante: la película es bastante buena, prolija y puede ser disfrutada por cualquiera. Algo destacable, ya que muchas veces "las películas BAFICI" tienen un cierto fetiche por agradar sólo a un pequeño público consumidor de estos festivales, prefiriendo lo críptico -y a veces hasta lo desprolijo- por sobre la masividad, que si realmente importara poco nos dedicaríamos a otra cosa y no a hacer cine.

La película logra por momentos meternos en esa nefasta época de nuestro país, sin necesidad de caer en obviedades ni en lo brutal o meramente burdo. Toca el tema de la dictadura "de costado", como lo vive el personaje Francisco Sanctis interpretado por Diego Velázquez. Él, un marido/padre sin mucho vuelo y empleado promedio con la eterna promesa de ascender; en tres palabras: un hombre común. Este hombre común y (muy) corriente se encuentra sin aviso previo inmerso en una encrucijada que, de alguna manera, con su parsimonia y poco vuelo, tiene que resolver: una amiga del pasado le cuenta que esa misma noche dos personas "van a ser llevadas" (si mal no recuerdo esa es la terminología que elige la película). Y ahora él debe decidir qué va a hacer con esta información que, para un hombre de clase media y para nada valiente, obviamente es demasiado. Sin lugar a dudas, esta noche va a ser larga, muy larga para Francisco.

Todo bien cerradito, con poco foco de fondo.

Los puntos más altos son, en primera instancia, la destacada actuación de Velázquez, quien prácticamente está el grueso del film en pantalla y en primer plano, sin recurrir a la voz en off; no sabemos qué pasa por su cabeza pero podemos intuirlo, podemos empatizar con él porque con cada gesto a cada momento el personaje está contando algo (hasta con esos planos largos que parecen no contar nada).

Luego tenemos dos puntos fuertes más: por un lado, la forma de contarnos la historia, porque sentimos esa claustrofobia de ver todo desde la mirada única del personaje; ese miedo, ese horror incipiente en el aire de una época que aunque no quisieras de alguna forma te tocaba; y, por el otro lado, la forma de narrar la trama en sí (pocas veces se hace un adaptación de un libro malo, después de todo). A esto podemos sumarle la prolijidad de la que hablaba al principio, el hecho de ser una película bien hecha y un claro ejemplo de que en Argentina también hay gente que realmente sabe del oficio.

Lo más flojo, y puede que sea un poco polémico, es la puesta en escena. Digo polémico porque no es que esté mal, y seguramente siendo una película independiente el presupuesto es acotado, por lo que lo que se logró es bastante digno: cada elemento, cada detalle nos remonta a esos años. Pero seguramente la falta del cruel y vil billete obligó de alguna manera a resolver casi todo con planos cortos. En parte, esta solución aporta a esa "claustrofobia", a eso que no vemos, que menciono unos renglones arriba, pero aún así me parece que es más un abuso que un uso de los planos cerrados. Por momentos la película pide respiros, planos más abiertos y visibles. Sin embargo se queda ahí, en la cara del personaje todo el tiempo.

Al de la izquierda le pidieron que se agache o se quedaba afuera.

La Larga Noche de Francisco Santics es una de las pocas películas independientes nacionales que uno puede y debería ver en el cine. Puede porque no te deja esa sensación de que hubiese sido mejor verla en la comodidad de tu hogar; si bien no tiene grandes efectos, no te va a volar la peluca con un wooosh! o una explosión asombrosa, pero aún así te transmite sensaciones, las cuales no serían iguales si pudiéramos ir al baño o mirar el Whatsapp cada tanto, porque el cine nos da esa posibilidad de sumergirnos y poder percibir en cada movimiento y cada mirada lo que le pasa a Santics a flor de piel, pudiendo "vivir" esa tensa calma. Y debe porque hay que apoyar el cine nacional siempre, pero da más gusto cuando este cine se hace como corresponde.


VEREDICTO:  7.0 - DISFRUTAR DE UNA BUENA 
                                 PELÍCULA HECHA EN ARGENTINA

Me costó puntuar una película nacional. Hay que ubicarla en otra escala distinta a los monstruos de Hollywood, porque en la mayoría de los casos la comparación sería injusta. Considerando que la vara más alta para el cine nacional es "Esperando la Carroza" o las joyas de Bielinsky ("Nueve Reinas" y "El Aura"), un film como La Larga Noche de Francisco Sanctis tiene que ser un Aprobado (y un poco más). ¡Por más cine nacional de calidad, bien filmado y con algo para contar!


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario