multiplex
la cuarta pared

viernes, 1 de abril de 2016

¿Todavía no la viste? Hoy: THE AMERICANS





The Americans es una de esas series que en más de una oportunidad habrás oído nombrar (y hasta elogiar), pero a la que jamás le diste una chance. No tenés idea lo mal, pero lo mal que hacés.

Creada por Joseph Weisberg, y protagonizada por Keri Russell (Felicity) y Matthew Rhys (Titus), la serie acaba de comenzar su cuarta temporada por la cadena FX. Así que aprovechamos la oportunidad para contarte de qué trata y, si cumplimos nuestra misión, incentivarte a que comiences a verla.

The Americans cuenta la convivencia de dos espías rusos que se infiltran en los Estados Unidos y deben trabajar para su gobierno haciendo cualquier tipo de misión que se les otorgue. La cuestión es que Philip y Elizabeth (los espías) no se aman. Si bien tienen dos hijos, su matrimonio es arreglado y lo único que parece importar es “la causa”

Acá es donde se nos juntan tres temporadas de una trama llena de idas y vueltas. Vamos a intentar resumirla rápidamente, por lo que, como habrán de suponer, HAY SPOILERS.


Elizabeth & Philip: matrimonios y algo más.

Philip está enamorado de Elizabeth, pero ella está enamorada de la causa. Philip quiere desertar al gobierno de Estados Unidos, quiere una vida nueva para sus hijos. Pero Elizabeth no. Pelean, pelean mucho. Sam Beeman, su vecino agente del FBI, los quiere agarrar pero no puede (aunque les pasa cerca). Al ser espías, muchas de sus misiones implican manipular a otras personas y, ¿cuál es la manera más común de manipular al otro? Sexualmente. Es así que ambos tienen varias relaciones “extra-matrimoniales”, lo cual no les molesta tanto porque es lo que tienen que hacer... no obstante, el tiempo pasa y se van uniendo de a poco. Philip quiere a toda la familia feliz.

Paralelamente, Sam Beeman logra convertir a una rusa (Nina), que trabaja en el consulado, en su espía personal, pero ¡oh casualidad! se enamora de ella. Se enamora zarpado y hace mierda su matrimonio. Nina lo termina cagando y confiesa a sus superiores, convirtiéndose así en una doble espía. Philip se entera que Elizabeth tuvo un affair que no encajaba bajo ninguna misión propiamente dicha: se había enamorado de otro tipo, uno que quedó en el pasado, pero Philip no puede más; es la gota que derramó el vaso. Se separan, y él se va a vivir a otra casita; allí ahoga sus penas en Martha, una secretaria que labura dentro del FBI con la cual Philip tiene una relación que le sirve a la causa

Por último tenemos a los hijos, que no son ningunos bobos y poco a poco se dan cuenta que sus padres les están mintiendo. El gobierno ruso quiere reclutarlos para ser espías. Philip obviamente no quiere saber nada de nada, pero Elizabeth sí. 

Elizabeth en plena acción.

Hasta acá todo muy bien pero, ¿por qué deberían ver The Americans? ¿Por qué la crítica la ama? y ¿por qué si bien los ratings que tiene son bastante malos, FX la sigue renovando? Todas estas son las preguntas clave. 

La respuesta yace en que la serie usa la excusa de la guerra fría, los espías y toda la cháchara yanqui que tanto conocemos, para hablar sobre algo mucho más simple y genuino: las relaciones personales entre individuos. No sé si alguna vez vieron alguna serie de parejas, de esas que intentan mostrar la realidad de un matrimonio, el desgaste, el amor, la felicidad... pero la verdad es que estas series suelen fallar y quedarse en puros clichés y lugares comunes. 

El caso de The Americans es distinto, ya que logra contar la historia de un matrimonio en el que nunca hubo amor, en el que uno de los dos siempre amó más que el otro con una honestidad muy difícil de encontrar en la televisión y hasta en las películas que estamos acostumbrados a ver. Nos muestra cómo nace el amor entre estos personajes, y cómo luchan para sostenerlo y afianzarlo. Además utiliza el sexo de una manera clave e inteligente: en primera instancia lo separa de lo que significa el amor, para luego traerlo de regreso a un matrimonio (ahora) feliz, que en cierta manera se vuelve a encontrar sexualmente como si fuera la primera vez. El sexo y el amor se esparcen por toda la serie, no solo en la relación principal. Para no entrar en detalles que confundan a quienes todavía no vieron la serie y además hacer la reseña aún más larga, prefiero cerrar acá.

El arte promocional siempre es de una altísima calidad.

La narrativa de The Americans es entretenida, interesante, consistente y confiable. Algo raro en la televisión estadounidense. Nunca nos defrauda, y esperemos que siga siendo así en su cuarta temporada.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario