multiplex
la cuarta pared

miércoles, 21 de enero de 2015

Comic review: SUPERMAN UNCHAINED


By on 15:00










Cuando DC Comics anunció una nueva serie de de Superman, más a menos para coincidir con su 75º aniversario y con el estreno de Man of Steel en cines, la noticia no sorprendió ni a Montoto. Sí sorprendió el equipo creativo elegido: Scott Snyder es el principal escritor de toda la línea de Batman desde Septiembre del 2011 (con el polémico rebooteo de toda la editorial) y autor de la excelente American Vampire para Vertigo. Por su parte, Jim Lee (actualmente uno de los capos creativos de DC) sigue siendo uno de los 3 dibujantes más importantes y exitosos del género, luego de haber influenciado a cientos de novatos en los 90' con X-Men y WildC.A.T.S.

Superman. Snyder. Lee. Esto tiene que ser un golazo, ¿no? ¿No?

Superman Unchained arranca con una breve escena ubicada en Nagasaki, minutos antes del bombardeo, el 9 de Agosto de 1845. Pero... ¿fue un bombardeo? ¿O fue algo... alguien... más?

Ya en la actualidad, encontramos al Hombre de Acero atajando satélites y estaciones espaciales que caen hackeadas desde el cielo, en lo que parece ser otro ataque de un nuevo grupo cyber-terrorista llamado Ascension. Pero si bien Superman logra atrapar la gran mayoría de los satélites, hay uno en particular al que no llega (tampoco puede estar en todos lados, che)... y sin embargo, termina impactando en el océano sin mayores daños. ¿Qué onda? Si él no lo desvió, ¿entonces quién fué?

No pasan muchas páginas hasta que Superman, con algo de ayudita de Lois Lane, termina encontrando una base militar ultra-secreta (¿no son siempre así?) a cargo del General Lane, papi de la intrépida reportera y quien nunca se lo bancó mucho al hombre de capa roja. Allí se revela la existencia de Wraith, un alienígena que llegó a nuestro planeta hace 75 años (¡que casualidad!) y que está bajo las órdenes del gobierno norteamericano. Wraith tiene la misma fisiología que Superman, por lo tanto es más fuerte y con mucha más experiencia de combate. Es como un "súper Superman".

"No me midaaaas... no me midaaaaas."

Aquí es donde comienzan a plantearse los temas principales de la trama: Wraith no es un simple villano que quiere conquistar el mundo para luego destruirlo (nunca entendí eso). Es una especie de reflejo de Superman, lo que podría haber sido si se hubiera criado de otra manera o si hubiera sido descubierto por los militares de chico. El septuagenario alienígena es un arma de destrucción masiva que, si bien recibe y acata órdenes militares, apoya genuínamente esa ideología: según sus palabras, su deber es resguardar, en primera lugar, la seguridad de los USA, y después, si queda algo de tiempo, del mundo. Obviamente esto se opone radicalmente a las creencias del Hombre de Acero, quien se tiene que bancar ciertos planteos de parte de su nuevo amiguito: ¿qué pito tiene que tocar Superman? ¿El de toda la humanidad, o el del gobierno yanki de turno? ¿Qué intereses debe defender? Estas preguntas dan lugar a los primeros chispazos entre ambos. Pero a pesar de todo, Wraith viene con la mejor onda. Realmente quiere ser aliado de Superman, que laburen juntos por el porvenir de su país. Hasta se ofrece a enseñarle a expandir y desarrollar sus poderes. Un buenazo, no cabe duda.

El Gral. Lane es fan de "Una noche en el museo"

Pero esta buena vibra entre ambos no dura mucho, ya que un nuevo ataque de Ascension, esta vez a escala global, obliga al General Lane y a Wraith a tomar decisiones diametralmente enfrentadas a las de Superman. "¡Y ahí se agarran!", diría mi tío.

Simultáneamente, por otras latitudes, Lois Lane está investigando los motivos y el verdadero origen de Ascension, mientras que Lex Luthor... es Lex Luthor, y siempre se la pasa maquinando alguna tramoya, esta vez desde la cárcel. Porque los pelados multimillonarios son así, jodidos. Ah, y promediando la historia, aparecen Batman y Wonder Woman para dar una mano y cobrar el cheque; acá Snyder no se puede resistir y nos regala una excelente secuencia de combate en la baticueva, en una de las mejores escenas de todo Unchained. Finalmente, todos los protagonistas confluirán en tiempo y lugar para un desenlace digno de una película de Michael Bay.

Wraith es tan malo que rompe todo el logo.

Los viejos lectores de DC notarán que la historia no tiene nada exactamente novedoso. Snyder pone a Superman en situaciones donde ya ha estado previamente (algo comprensible, tras 75 años de publicaciones). Sin embargo, lo hace de manera sumamente efectiva y fiel al personaje, con algunas secuencias muy bien logradas, como cuando Wraith le plantea cómo va a caretear su identidad secreta dentro de varias décadas, cuando todos sus amigos estén 3 mt. bajo tierra y Clark Kent siga siendo un viejito copado. Quizás lo más flojo es que el argumento introduce desde temprano un elemento muy Deus Ex Machina (apenas aparece, ya sabes que lo van a usar para sacar las papas del fuego) y que el final es predecible.

Por el lado de los dibujos, Jim Lee se fogueó con este tipo de historia, así que el chino está en su salsa. Secuencias bombásticas de acción, épicas, con paneles completos a una, dos, y hasta 4 páginas. Y si bien por momentos la calidad de sus trazos disminuye, nunca lo hace lo suficiente para que tildemos los dibujos de "malos". Scott Williams es casi el entintador oficial de Lee hace años, así que ambos se entienden y trabajan juntos en armonía. Alex Sinclair, encargado de colorear todo, también cumple con lo suyo, otorgando a las páginas de azules bien intensos y rojos furiosos, sumados a los detalles como los rastros de energía de la visión calorífica y demás giladas. Por último hay que mencionar los back-ups al final, a modo de epílogos, a cargo de Dustin Nguyen, quien también se encarga de dibujar los flashbacks en tono sepia (¿qué sería de una historia de Superman sin flashbacks recordando su niñez en Smallville?).

Jim Lee y la espectacularidad de sus dibujos.

Inicialmente se suponía que Superman Unchained sería una serie regular con equipos rotativos, que Snyder y Lee terminarían lo suyo y serían reemplazados por otros con menos obligaciones. Pero no fué el caso. Tras algunos retrasos (típicos de Lee), Unchained terminó siendo una miniserie de 9 números y listo, sanseacabó. Recopilada hace un par de semanas en un bonito hardcover, trae como extras una extensa galería con más de 50 variant covers (las portadas alternativas): estas preciosas portadas rememoran a Superman y su elenco a lo largo de sus 7 décadas de existencia, reproduciendo fielmente el estilo de dibujo y diseño desde los años '30 hasta la actualidad. Parece una pavada, pero con leyendas del medio como Bruce Timm, Neal Adams, Jerry Ordway, José Luis García-López, Gary Frank, Dave Bullock, Brian Bolland, Kevin Nowlan, Dan Jurgens, Joe Kusko, Howard Chaykin y muchos más (actuales), créanme que es un muy muy bonito "plus". Además trae fragmentos del script original de Snyder y varias páginas con los trazos en lápiz de Lee.



VEREDICTO: 8.0 - ¡DESENCADENADO!

Superman Unchained está lejos de romper el molde, como quizás se esperaba de la dupla creativa Snyder-Lee. Pero la pucha, ¡que lindo molde se mandaron igual! Con una trama no muy novedosa pero con algunas brillantes secuencias, un par de planteos interesantes para el protagonista y acción de niveles "michaelbayescos", es un hardcover digno de ser colocado en tu repisa si sos fanático de DC y Superman.

La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario