multiplex
la cuarta pared

viernes, 12 de mayo de 2017

Review: GIRLBOSS - Primera temp.


By on 11:35

¿Estás con ganas de ver una serie girlie, light y entretenida? Entonces Girlboss es para vos.

Girlboss es una de las producciones originales más recientes de Netflixmuy anunciada por la plataforma pero rápidamente olvidada. Cuenta con 13 episodios de 25 minutos cada uno y está basada en la vida de Sophia Amoruso, una joven de San Francisco que a los 23 años de edad comenzó su propia (y eventualmente exitosa) empresa. Si bien su creadora y guionista, Kay Cannon (también guionista de Pitch Perfect) se basó en la autobiografía de la verdadera Amoruso, el comienzo de cada episodio tiene un disclaimer que la separa notablemente de la realidad: Lo que sigue es un relato libre de los hechos verdaderos... verdaderamente libre. Esto fue una decisión atrevida por parte de Cannon, ya que -al separarse de los hechos verídicos- podía generar distintos conflictos que los que Sophia verdaderamente atravesó y darse ciertas libertades creativas. Sin embargo, ¿fue realmente aprovechado?

La famosa campera.

La historia comienza con Sophia, interpretada por Britt Robertson (Tomorrowland, Dan in Real Life) viviendo sola, trabajando como vendedora en un local de zapatos y, aparentemente, en bancarrota. Pero la joven tiene algo que la hace única: un gran ojo y conocimiento sobre la ropa vintage. En un golpe de suerte, encuentra una campera retro, en perfectas condiciones, a tan sólo 9 dólares; inmediatamente la compra y la revende en eBay a cientos de dólares. Es entonces cuando descubre que esa es su vocación y decide dedicarse a ello. Con ayuda de Annie, su mejor amiga, interpretada por Ellie Reed (el mayor hallazgo de la serie), ambas comienzan a armar su propia empresa: Nasty Gal.

Las amigas soñadoras.

La serie se desarrolla con Sophia atravesando conflictos básicos, como su primer gran amor, su primera "enemiga" de eBay (Gail, interpretada por Melanie Lynskey, más conocida como Rose en Two and a Half Men), tener que soportar un empleo aburrido, y la ¿lucha? por llegar a ser su propia jefa.

Pero el verdadero conflicto de Girlboss está en que su protagonista resulta un personaje bastante difícil de creer. Como espectadores, siempre buscamos la identificación en los personajes que vemos en pantalla, ya sea propia o atribuible a algún amigo o conocido. En este caso, la protagonista no solo resulta algo inverosímil sino que además es bastante insoportable; aunque también hay que reconocer que entendemos un poco mejor su forma de ser cuando conocemos al desastre de su madre y por supuesto a su padre, interpretado por el siempre genial Dean Norris (alias Hank en Breaking Bad). Lo único que le juega a favor a Sophia es que, a medida que la historia avanza, va corrigiendo su actitud y, en un cambio lento pero constante, nos deja ver que lucha contra su propio pésimo carácter.

"Me voy a fundir en breve."

Girlboss tiene momentos interesantes y ligeramente divertidos, como el episodio del foro de anticuarios que lidera Gail, en el cual encontraron una forma diferente y amena de convertir un medio escrito en un medio audiovisual. La serie consigue generar personajes secundarios más cautivantes y alegres que la propia protagonista. Quizás la mayor crítica que se le puede hacer es que, al decidir alejarse de la realidad de los hechos, podrían haber generado conflictos más serios que tener que soportar un trabajo aburrido o a una jefa exigente.



VEREDICTO:  6.5 - ¡MOSTRÁME MÁS ROPA, SOPHIA!

Girlboss apunta a un target muy claro: jóvenes soñadoras que idealizan la adultez. Con personajes graciosos como Annie y Gail, sumado a una linda fotografía y gran dinamismo, resulta una serie fácil de ver. Aunque también fácil de olvidar.


La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

0 comentarios:

Publicar un comentario