multiplex
la cuarta pared

lunes, 22 de diciembre de 2014

Review: PENNY DREADFUL - 1ª temporada


By on 09:29





Penny Dreadful (nombre surgido de las publicaciones inglesas de terror y misterio que se vendían por una moneda) está co-producida por la dupla que nos regaló Skyfall, la mejor película de James Bond hasta la fecha: el director Sam Mendes (American Beauty, Road to Perdition) y el guionista 3 veces nominado al Oscar, John Logan (por Gladiator, The Aviator y Hugo), responsable de escribir todos los episodios que componen esta primera parte.

Continuando con este resurgimiento del horror en la pantalla chica, donde (especialmente) los zombies y vampiros vienen juntándola con pala hace ya unos años, la serie es un rejunte y reinterpretación de varios personajes literarios archi-conocidos; algunos más semejantes a su versión original, otros con una ligera “vuelta de tuerca”, pero en definitiva nombres como Víctor, Dorian o Mina ya nos dan un indicio de para dónde va esto...

Ambientada en la Londres victoriana de 1891, narra la historia de Sir Malcolm Murray, un aventurero de la vieja escuela, al mejor estilo Allan Quatermain, de esos que viajan al Congo y se vuelven con un sirviente negro grandote y capo para que le planche las camisas. Murray está intentando recuperar a su hija Mina, quien está desaparecida y aparentemente “bajo la extraña influencia” de algún Conde europeo que le hizo el biri-biri y la mantiene cautiva (¿les suena?). Para ello cuenta con la ayuda de la misteriosa Vanessa Ives, una especie de “asociada” con ciertos dotes de médium y clarividencia… para empezar. Entre ambos parece existir una relación de íntimo conocimiento y tenso respeto: los dos tienen el mismo objetivo y se conocen hace tiempo, pero eso no evita que a veces salten chispas y se tiren dardos uno al otro.

Rápidamente se sumarán al grupo el gentil y bondadoso Ethan Chandler, un americano pistolero que se rajó de USA escapando de algo o alguien, y que se convierte en el “gatillo fácil” del grupo; un joven doctor amante de la poesía llamado Víctor Frankenweenie, que parece bastante interesado en autopsias y “ese lugar entre la vida y la muerte”, y el carilindo adinerado Dorian Gray, cuya única intención parece ser no dejar bombacha puesta en todo Londres (y que por suerte no tiene 50 sombras). Completan el elenco principal la prostituta con tuberculosis Brona Croft y el morocho fiel sirviente de Murray, Sembene.

(de izq. a der.) - Sir Malcolm Murray - Dorian Gray - Vanessa Ives - Víctor Frankenstein - Ethan Chandler

Antes de proseguir quiero decirles que… SÍ, es precisamente lo que están pensando: una especie de League of Extraordinary Gentlemen (no tanto la mediocre adaptación cinematográfica sino más bien el comic creado por Alan Moore), pero claramente enfocado en los personajes de literatura de horror gótico. Joder, el mismo Logan reconoció la influencia de la miniserie de Moore.

Los encargados de poner la caripela en esta ocasión son Eva Green (Casino Royale) como Vanessa Ives, Timothy Dalton (uno de los James Bond menos recordados, paaabre) como Sir Malcolm Murray, Josh Harnett (Black Hawk Down) como Ethan Chandler, Harry Treadaway como el Dr. Victor Franzferdinand, Reeve Carney (The Tempest) como Dorian Gray, Billie Piper (Dr. Who) como Brona Croft, y Danny Sapani (Trance) como Sembene.

Ahora que ya nos conocemos todos, podemos decir que Penny Dreadful es una serie que logra engancharte desde el principio. Reconozco que toda la onda victoriana es de mis favoritas para ver en pantalla (más aún si se trata de una historia de suspenso/horror), y si a eso le sumamos lo de “Uh mirá, ese parece ser Frankenstein, ¿entonces significa que el otro será…?”, siempre te tiene comiendo de la mano, tratando de ver qué tanto modificaron la historia que ya viste quichicientas veces antes. Por supuesto que camina esa cuerda floja de querer actualizar a los personajes pero sin pasarse de rosca: si ponés un vampiro a alimentarse de leche de soja, automáticamente deja de ser un vampiro. John Logan logra salir bastante airoso de esa situación: hay sorpresas que… sí, te las ves venir un poco… pero también hay más de una situación inesperada que te deja pintado; en más de una ocasión parece que los personajes van hacia un lado, y terminan pegando un volantazo en el último minuto. Además, el hecho que (al igual que sucedió con True Detective) los 8 episodios hayan sido guionados por un solo escritor, le otorga esa “voz única” al relato que facilita un desarrollo más estable y parejo (porque, como decía el refrán, “muchas manos en un plato, hacen garabato”).

Así eran los finales de Medicina en 1891. Como verán, las aulas permanecen intactas.

Pero sin lugar a dudas, lo mejor de todo es Eva Green. Su personaje, Vanessa, es quizás el más atormentado de todos los presentes (no pienso revelarles la razón, pero es bastannnte fulera). Y Eva, con su rostro tan particular, de pómulos bien marcados y mirada profunda e incisiva, es estupenda para este papel, dando lo que creo yo es la actuación más intensa que le ví en toda su carrera (convengamos que tiene algo de cara de chapita que la ayuda bastante). Hay un episodio en particular, “Closer than sisters”, promediando la temporada, que finalmente revela la relación entre Vanessa y Sir Malcom; es un flashback que dura casi una hora, digamos. Acá la mina lo da TODO, pasando por toda la gama de emociones que puede atravesar una actriz. Sinceramente se roba la serie.

Dénle un Martín Fierro a esta mujer ya mismo.

El resto de actuaciones es satisfactoria, cumpliendo su cometido: Josh Harnett, con su carita de cachorrito, es el típico flaco humilde y amable (aunque si tiene que meterte un corchazo entre ceja y ceja, lo hace sin dudarlo) y su personaje, nuevo en la ciudad, nos sirve como guía para introducirnos en este demimundo londinense. Timothy Dalton es lo que imagino debe ser en la vida real: un perfecto caballero inglés; si bien su personaje va a ir revelando bastannntes muertos en el armario con el correr de la trama. Por su parte, Harry Treadaway, como el Dr. Frankenstein, es otro de los más interesantes: esta vez el Dr. y su famosa creación muestran un lado bastante más humano y sensible (aunque sigue siendo un hijodeputa, ojo). El más chato de todos es, sin dudas, Dorian Gray, un personaje demasiado “satelital”, rodeando a los demás y ciertamente influenciando bastante a un par, pero que en definitiva “ni pincha ni corta”.

"¿Queré faso, nena?"

Por supuesto que toda la ambientación, sets y vestuario es de primerísimo nivel. Londres a fines del 1800 realmente era un lugar de mierda para vivir, donde convivía la majestuosidad de caballeros como Sir Murray, con todos los enfermos de tuberculosis y demás pestes desparramados por la calle (ahora que lo pienso, tampoco se diferencia mucho de…). Y encima… ¡la humedad! Uff. ¿Cómo hacían las minas para controlar el frizz? Se deberían volver locas. Bueno, todo eso está recreado al más mínimo detalle. Sí, incluyendo lo del frizz. Como viene pasando con las mejores series de la última década, no tiene nada que envidiarle a las superproducciones de Hollywood.



VEREDICTO:  8.0 - LINDO JULEPE

A lo mejor 8 episodios sea un arco argumental un poquito demasiado breve, pero aún así -o quizás justamente por ello- Penny Dreadful logra atar varios cabos y desarrollar bastante a sus protagonistas principales, dejando a algunos de ellos, como corresponde, en una posición completamente diferente respecto a la que comenzaron. Con una recreación de época soberbia e ideal para esta historia, personajes viejos pero renovados, y una actuación memorable por parte de Eva Green, es una muy buena oportunidad para ponerse al día y arrancar rapidito la segunda temporada.

La Cuarta Pared

Novedades, reviews, rumores y más de todas las pavadas que te interesan.

1 comentarios: